EFERedacción deportes

La capitana de la selección de balonmano de Países Bajos, Danick Snelder, reconoció que no tenía “ni idea de lo que pasó” en los últimos segundos de la final del Mundial de Japón que se llevaron contra España por 29-30.

Las “Guerreras” tenían la posesión en los últimos segundos cuando el marcador aún iba 29-29, pero Tess Wester detuvo el lanzamiento de Alexandrina Cabral y, en su intento de evitar que la guardameta de Países Bajos pusiera rápidamente el balón en juego, fue sancionada con tarjeta roja y un penalti que transformó luego Lois Abbingh.

“Es indescriptible lo emocionante que fue. No tengo ni idea de lo que sucedió al final del partido, tampoco me importa”, dijo en declaraciones recogidas por el periódico neerlandés “De Telegraaf”.

“Estoy muy contenta y orgullosa, ha sido increíble. Nos hemos vuelto locas con el final, había mucha energía”, añadió.

“Ha sido un Mundial feroz, pero estoy muy orgulloso de este logro. Hemos superado los contratiempos en este torneo y seguido luchando por ello. Ahora somos campeonas mundiales y también podemos ir a los Juegos Olímpicos”, dijo Snelder.

La jugadora que marcó el decisivo penalti, Lois Abbingh, indicó que convertirse en campeonas del mundo era “un sueño”, y que “ha sido increíble ganar de esta manera en los últimos segundos”.

Su compañera Estavana Polman aseguró a la televisión holandesa “Ziggo Sport” que no había sido "un partido normal, pero sí muy emocionante”, y comentó que terminó el encuentro “completamente vacía”.