EFEBilbao

La victoria de Jon Uriarte en las elecciones a la presidencia del Athletic Club otorga a Ernesto Valverde la oportunidad de iniciar una tercera etapa en el banquillo de San Mamés y aumentar su récord de técnico con más partidos en la historia del equipo rojiblanco.

En el primer ciclo el 'Txingurri' dirigió al conjunto bilbaíno entre 2003 y 2005 logrando en su primera campaña una quinta plaza que le dio un billete en la Copa de la UEFA de la siguiente temporada. En la 2004-2005 el Athletic fue semifinalista de Copa y acabó noveno en la competición liguera.

Tras completar esa primera etapa de dos años, Valverde dirigió al Espanyol (2006-2008), Olympiacos (2008-2009 y 2010-2012), Villarreal (2009-2010) y Valencia (2012-2019) antes de regresar a Bilbao en 2013 para sustituir al argentino Marcelo Bielsa, precisamente su competidor por el puesto en estas elecciones.

En el inicio de ese segundo ciclo, que coincidió con los primeros cuatro años de vida del nuevo estadio de San Mamés, el Athletic consiguió la segunda clasificación para la Liga de Campeones de la historia de la entidad y además le dio al club vasco su primer título en 31 años.

Fue la Supercopa de 2015. Un título de los llamados menores, pero logrado ante el más poderoso de los rivales posibles, el imparable Barcelona que, con Luis Enrique Martínez a los mandos y Leo Messi sobre el terreno de juego, iba lanzado hacia el 'sextete' y era considerado unánimemente el mejor equipo del mundo.

Valverde es un técnico de los llamados "de perfil bajo", alérgico a los focos y a los oropeles. Eso no le ha impedido, no obstante, ser ambicioso, muy ambicioso.

De hecho, el manual futbolístico que ha escrito con su inseparable Jon Aspiazu tiene una máxima: jugar en el campo rival.

Ya sea para presionar, el eje de su juego en la segunda época en Bilbao, o para atacar, algo que tiene en el ADN desde su debut como técnico de elite.

Cerró su ciclo clasificando siempre para Europa al equipo rojiblanco y, además, encumbrado como el técnico récord del Athletic con un total de 307 partidos con los que superaba a otra leyenda del club rojiblanco como Javier Clemente.

Con el crédito acumulado en Bilbao, Valverde dejó su casa para hacerse cargo de uno de los grandes transatlánticos del fútbol mundial, el FC Barcelona, con el que conquistó el doblete Liga-Copa en la temporada 2017-2018 y la Supercopa de la siguiente campaña.

Los batacazos de Champions frente a Roma y Liverpool mermaron el crédito de un Valverde que acabó destituido a mitad de su tercera campaña, en enero de 2020, con el equipo culé como líder. Una posición de privilegio que acabaría perdiendo, con Quique Setién en el banquillo, a favor del Real Madrid.

Iñaki Benito