EFERío de Janeiro

El Vasco da Gama, con gol del colombiano Freddy Guarín, se impuso este lunes por 1-0 al Cruzeiro en el partido que completó la trigésimo sexta jornada del Campeonato Brasileño, resultado que dejó al tradicional club azul de Belo Horizonte al borde del descenso a la segunda división.

La victoria, por su parte, dejó al Vasco provisionalmente en el duodécimo lugar de la clasificación de la Liga, lo que le otorga un cupo en la Copa Sudamericana de 2020, y le garantiza matemáticamente su continuidad en la primera división.

El Cruzeiro, cuatro veces campeón de la Liga en Brasil y dos de la Copa Libertadores, necesita vencer sus dos últimos compromisos por el Campeonato Brasileño y esperar un traspiés del Ceará para escapar de un inédito descenso a la segunda división.

A falta de dos jornadas, el conjunto de Belo Horizonte está entre los cuatro últimos de la clasificación, que son castigados con la pérdida de la categoría, con 36 puntos, a dos unidades del Ceará (38) y a seis del Fluminense (42) y el Botafogo (42).

La victoria del Vasco también garantizó a sus tradicionales rivales de patio en Río de Janeiro, Fluminense y Botafogo, la permanencia en la primera división, ya que pueden ser alcanzados en puntos por el Cruzeiro pero no en número de victorias.

El último cupo entre los clubes que pueden salvarse, por lo mismo, lo disputan Cruzeiro y Ceará debido a que CSA (32 puntos), Chapecoense (28) y Avaí (19) ya no tienen opciones matemáticas de huir de la segunda división.

El Cruzeiro, en el que milita el defensa colombiano Luis Manuel Orejuela y el volante argentino Alejandro Ariel Cabral, es, junto con los también tradicionales Flamengo, Santos y Sao Paulo, uno de los cuatro clubes brasileños que nunca han sido castigados con el descenso a la segunda división.

Para huir del descenso, Cruzeiro tendrá que vencer en sus dos últimos compromisos a los peligrosos Palmeiras y Gremio, que son respectivamente tercero y cuarto en la clasificación y luchan por mantener esas posiciones para garantizar cupos en la Libertadores.

En un partido decisivo para ambos clubes en su lucha por huir de la segunda división, el Vasco, que dominó en su cancha, el estadio Sao Januario de Río de Janeiro, abrió el marcador a los 9 minutos tras un contragolpe de Andrey completado por Guarín, que tuvo una agridulce conmemoración ya que, tras recibir la tercera amarilla, tendrá que cumplir una fecha de suspensión la próxima jornada.

El conjunto carioca pudo aumentar la ventaja aún en el primer tiempo pero el árbitro, tras consultar el VAR, anuló un penalti que había marcado tras una falta sobre Marrony en el minuto 25.

Cruzeiro tuvo su mejor oportunidad de igualar casi al final del primer tiempo con un cabezazo de Ariel Cabral.

El club de Belo Horizonte regresó a la cancha para el segundo tiempo dispuesto a remontar pero tanto Fred como Egidio desperdiciaron las dos claras oportunidades de gol que tuvieron.

A falta de dos jornadas para el fin de la Liga, Flamengo, que conquistó el mes pasado el título de la Libertadores, ya recibió también el título de la Liga en Brasil, con cuatro jornadas de anticipación debido a que es matemáticamente inalcanzable.

Para completar su hegemonía, Flamengo se impuso el domingo por 1-3 a domicilio al Palmeiras, que era su máximo rival por el título, y elevó a 16 la distancia que mantiene sobre el segundo en la clasificación, el Santos.