EFENueva York (EE.UU.)

Joe Lockhart, antiguo secretario de prensa de la Casa Blanca y que además fue el principal portavoz de la NFL durante la controversia del himno en el 2017, consideró que los Vikings de Minnesota deberían firmar al mariscal de campo Colin Kaepernick.

Con sus declaraciones, Lockhart se convirtió en el primer ejecutivo actual o anterior de la liga en hacer una declaración clara y sincera sobre la postura de la liga sobre Kaepernick.

En una columna publicada en CNN.com, Lockhart argumenta que los Vikings de Minnesota deberían fichar a Kaepernick.

En la columna, Lockhart resume la controversia del himno y el papel de Kaepernick en el lanzamiento de las protestas como una forma de concienciar sobre el maltrato a los afroamericanos por parte de las autoridades policiales.

En la columna periodística, Lockhart descorre la cortina de las cosas que sucedieron cuando la liga y sus franquicias trataron de lidiar con los problemas que surgieron de las protestas y el persistente desempleo de Kaepernick.

"Kaepernick no fue bloqueado porque la liga quería castigarlo por haber provocado las protestas", afirma Lockhart.

Dice que los equipos "pensaron que era malo para el negocio firmar a Kaepernick".

En al artículo agrega que "un ejecutivo de un equipo que consideró la posibilidad de contratar a Kaepernick me dijo que el equipo proyectaba perder el 20 por ciento de sus abonados si lo hacían".

Así que aunque la negativa a hacer negocios con Kaepernick puede que no haya sido una disciplina, sí recibió un trato adverso debido a sus protestas.

Lockhart explica que justificó el desempleo de Kaepernick en ese momento centrándose en los "millones" que estaba gastando la liga "para ayudar a abordar el problema de la división racial en el país".

En la columna Lockhart admite que estaba equivocado. "Ahora sé que no bastaba con gastar dinero para avanzar en el tema de las disparidades raciales", añadió.

Escribe que "eso es crucial, pero también lo son los símbolos que reflejan ese intento de progreso, y también el fracaso de alcanzarlo. Y Colin Kaepernick se convirtió en el símbolo de los hombres afroamericanos siendo tratados de manera diferente a los hombres blancos en Estados Unidos".

Por lo anterior, dijo que dada la presencia de los Vikings en el epicentro de la controversia actual, ese equipo debería firmar a Kaepernick.

Es probable que Lockhart no haya analizado la situación desde una perspectiva futbolística, sino que sólo está conectando dos puntos entre lo que sucede en Minneapolis, que se ha extendido a todo el país, y el equipo de fútbol que juega allí.

En prácticamente todas las ciudades de Estados Unidos ha habido protestas luego de la muerte el lunes del afroamericano George Floyd, en Minneapolis.

Floyd murió el lunes después de que Derek Chauvin, un oficial de policía blanco, se arrodillara en su cuello durante varios minutos. La muerte de Floyd ha sacudido a la comunidad de Minneapolis y ha provocado protestas diarias desde el martes en casi todas las ciudades de Estados Unidos.

Dadas las circunstancias sociales más amplias y el hecho de que los asuntos por los que Kaepernick protestó han llegado a un punto crítico, el daño potencial para el resultado final de un equipo debería ser mucho menor ahora de lo que habría sido en 2017.

Kaepernick inició un movimiento de protesta por lo que él llamó la injusticia social y las agresiones policiacas contra la comunidad afroamericana, arrodillándose durante la presentación del Himno Nacional en cada partido.

Al concluir el contrato de Kaepernick con los 49ers de San Francisco, para quienes jugó seis temporadas, ningún equipo decidió firmarlo.