EFEGirona

El duelo de ida de la final de la promoción de ascenso a Primera se saldó, este sábado, con un empate en Montilivi (0-0) que resulta mucho más valioso para el Tenerife que para el Girona, que ni pudo ni supo traducir en goles su indiscutible dominio de la posesión y el partido.

El conjunto de Míchel Sánchez se mostró tan superior como ineficaz ante la meta de Juan Soriano. Y la eliminatoria se decidirá el próximo domingo en el Heliodoro Rodríguez López, con ventaja para el Tenerife: en caso de empate después de la prórroga será nuevo equipo de Primera División porque terminó la liga regular más arriba que el Girona, quinto contra sexto.