EFERedacción deportes

La selección española de waterpolo tendrá la oportunidad de tomarse la revancha de la derrota que encajó ante Italia en la final del último Mundial, tras volver a citarse con el conjunto transalpino en la pelea por el oro, al imponerse este viernes por un contundente 10-5 a Croacia en las semifinales de los Mundiales de Budapest.

Un triunfo que premió el sobresaliente trabajo defensivo del conjunto español, que liderado por un inspirado Unai Aguirre bajo los palos, tan sólo concedió dos tantos al equipo balcánico en los tres últimos períodos del encuentro.

Si hace tres años en Gwangju el guardameta Dani Lopez Pinedo fue fundamental con sus paradas en la victoria (6-5) que los de David Martín lograron sobre Croacia en las semifinales del torneo, no menos decisiva fue la actuación de su "heredero" en el encuentro celebrado este viernes en la "catedral" del waterpolo, las piscinas Alfred Hajos de Budapest.

Y eso que el joven cancerbero español, de tan sólo 21 años, apenas pudo atajar dos balones en un primer cuarto en el que España se enredó en un peligroso intercambio de goles, que situó a los balcánicos con una ventaja de 2-3 a falta de poco más de un minuto y medio para la conclusión del primer parcial.

Un marcador que hizo apretar como nunca los dientes en defensa a los jugadores españoles, que en los siguientes catorce minutos no volvieron a conceder ni un sólo gol al conjunto croata.

Con una actividad frenética de brazos los pupilos de David Martín no sólo cerraron todos los caminos hacia el peligroso boya Josip Vrlic, que acabó la contienda con cero goles en su casillero, sino que además disuadió cualquier posibilidad de lanzamiento exterior .

Y cuando lo logró siempre surgió imponente la figura de Unai Aguirre, elegido mejor jugador del encuentro, que superado el ecuador del tercer período contabilizaba un espectacular 75 por ciento de paradas.

Paradas y más paradas que permitieron a España situarse con una renta de tres goles en el marcador, tras un impresionante trallazo de Bernat Sanahuja que puso el 7-4 a falta menos de dos minutos para la conclusión del tercer parcial.

Un espectacular trabajo defensivo que tuvo su máxima expresión en la situaciones de inferioridad numérica, una faceta en la que los de David Martín rozaron la perfección tras sólo conceder gol en dos de las doce ocasiones en las que los españoles tuvieron que defender con un hombre menos.

Pero ni así se rindió Croacia, ganadora de dos títulos mundiales, que soñó con la posibilidad de volver a engancharse al encuentro con un postrero tanto Andrija Basic, que dejaba en dos tantos (7-5) la renta del equipo español a espera de la disputa del cuarto y último parcial.

Una posible remontada que se encargó de convertir en una mera quimera un sensacional Álvaro Granados, máximo realizador del encuentro con cuatro tantos, que demostró en el último período su condición como uno de los mejores "cañoneros" del mundo.

De hecho, Granados fue el encargado de poner la puntilla al encuentro (10-5) con un descomunal trallazo a falta de 2:38 minutos para la conclusión, que certificó el billete de España para su séptima final de un Mundial.

Un encuentro en el que como ocurrió hace tres años en la ciudad surcoreana de Gwangju los jugadores españoles se encontrará con Italia, que logró su pase a la gran final tras doblegar este viernes por un ajustado 11-10 a Grecia en la primera de las semifinales.

-- Ficha técnica:

10 - España: Aguirre; Munarriz (1), Granados (4), Larumbe (-), Famera (-), Tahull (-) y Perrone (-) -equipo inicial- Lorrio (ps), Sanahuja (2), De Toro (-), Cabanas (-), Mallarach (2) y Bustos (1)

5 - Croacia: Popadic; Bukic (2), Vukicevic (-), Zuvela (1), Vrlic (-), Basic (1) y Kharkov (1) -equipo inicial- Bijac (ps), Buric (-), Fatovic (-), Krapic (-), Lazic (-) y Marinic Kragic (-)

Parciales: 3-3, 2-0, 2-2 y 3-0

Árbitros: Margeta (SLO) y Ohme (GER). Sin eliminados.

Incidencias: Segunda semifinal de los Mundiales de Budapest disputada en el complejo Alfred Hajos de la capital húngara.