EFERedacción deportes

Aaron Ramsey, que volvió a un once titular de Gales después de un primer tramo de curso lastrado por las lesiones, impulsó a Gales hacia la Eurocopa 2020 con un doblete que sirvió para derrotar a Hungría 2-0 en Cardiff City Stadium.

Con todo decidido en el resto de los grupos, sólo el E merecía toda la atención. Tres equipos lucharon en la última jornada por la vigésima y última plaza que daba derecho a disputar la próxima edición de la Eurocopa. Entre Gales, Hungría y Eslovaquia, se iba a decidir todo en solo 90 minutos.

A Gales le bastaba con ganar para evitar cualquier tipo de problema. Eso es lo que necesitaban los hombres dirigidos por Ryan Giggs. A Hungría le podía valer un empate si Eslovaquia no superaba a Azerbaiyán. Pero también una victoria clasificaba al conjunto magiar, muy lejos de aquella selección que asombró al mundo en los años 50 o incluso de la que disputó en Francia 2016.

Giggs pudo alinear a sus dos mejores hombres, que en la anterior jornada no coincidieron juntos sobre el campo. Gareth Bale sí fue titular frente a Azerbaiyán y fue sustituido por Ramsey a los 60 minutos. Ambos, salían de una lesión y su seleccionador racionó sus minutos. Sin embargo, para el choque decisivo, pudo recuperar al jugador del Real Madrid y al del Juventus.

Ramsey fue más decisivo que Bale. Casi desaparecido en el Juventus por culpa de varias lesiones leves, sólo había disputado esta temporada 326 minutos en el club italiano. Y, justo a tiempo, sacó a relucir su mejor nivel para clasificar a Gales, que disputará su tercer gran torneo de la historia tras el Mundial de 1958 y la Eurocopa 2016.

Los Dragones saltaron al terreno de juego muy enchufados. Durante los primeros 20 minutos, no dieron ni un respiro a Hungría, acongojada por un rival que no cedió ni un sólo hueco de terreno. Cada brizna de césped era un tesoro para Gales, que con Joe Allen al frente de las operaciones de destrucción y creación, marcó en la primera oportunidad clara de la que dispuso.

Fue a los quince minutos en una de las pocas apariciones de Bale. El jugador del Real Madrid recibió la pelota de Allen, desde la banda derecha puso un centro medido a la cabeza de Ramsey y el jugador del Juventus no falló y subió el primer tanto al marcador.

En ese instante, Gales relajó un poco la presión y Hungría, aún así, no consiguió acercarse hasta la media hora con un cabezazo de Baráth que se marchó por encima de la portería defendida por Wayne Hennessey. Poco después, el portero del Crystal Palace, tuvo que intervenir de forma decisiva para despejar un disparo de Roland Sallai al borde del descanso.

Fue el único acercamiento realmente peligroso de Hungría, que se vino definitivamente abajo cuando Ramsey, a los pocos minutos de la reanudación, certificó la clasificación de Gales con un remate desde dentro del área.

El gol del hombre del día acabó con cualquier conato de reacción. Hungría dejó de ser un peligro y los minutos pasaron para dictar poco a poco la sentencia del cuadro magiar y para sellar el billete de una selección que logró su clasificación con un nombre propio: Aaron Ramsey.

-- Ficha técnica:

2.- Gales: Hennessey; Roberts, Lockyer, Mephan, Davies; Morrell (Ampadu, min. 50), Allen; Ramsey, Bale (Wilson, min. 88), James; y Moore.

0.- Hungría: Gulácsi; Lovrencsics, Baráth, Lang, Zsolt Nagy; Pátkai, Ádám Nagy; Dzsudzsák (Varga, min. 72), Szoboszlai, Sallai (Hollender, min. 83); y Szlai.

Goles: 1-0, min. 15: Ramsey; 2-0, min. 47: Ramsey

Árbitro: Ovidiu Hategan (Rumanía). Mostró cartulina amarilla a Lockyer (min. 72) y a James (min. 88) por parte de Gales y a Patkai (min. 67) y a Kovacs (min. 71) por parte de Hungría.

Incidencias: partido correspondiente a la última jornada del grupo E de clasificación para la Eurocopa 2020 disputado en el Cardiff City Stadium (Gales) ante cerca de 30.000 espectadores.