EFERedacción deportes

Un gol de penalti del extremo Valter Chrintz a falta de quince segundos para el final permitió a Suecia hacerse con el último billete en juego para las semifinales del Europeo de Hungría y Austria en el grupo II, tras imponerse este martes por 24-23 a una Noruega que dejó escapar los hasta seis goles de ventaja (8-14) con los que llegó a contar en la primera mitad.

Chrintz, de 21 años, fue el encargado de culminar la remontada sueca, pero el máximo responsable de la reacción de los de Glenn Solberg fue el guardameta Peter Johannesson, que cerró la segunda mitad con un espectacular 50 por ciento de paradas.

Ausente Andreas Palicka, que se perdió la cita tras dar positivo por coronavirus, el seleccionador sueco confío de partida la portería a Tobias Thulin, que apenas pudo contabilizar tres paradas en la primera mitad.

Todo lo contrario que el guardameta Kristian Saeveraas, que se encargó de culminar el sensacional trabajo defensivo del conjunto noruego en el primer tiempo con un total de hasta siete intervenciones.

Un dato que permitió explicar la renta de seis tantos (8-14) con la que Noruega, liderada en ataque por un sensacional Harald Reinkind, se situó a falta de un minuto para la conclusión de la primera mitad.

El preparador sueco tuvo que buscar una solución de emergencia con la salida del portero Peter Johannesson al inicio de los segundos treinta minutos de juego.

Un cambio que no pudo salir mejor a Glenn Solberg, que vio cómo las paradas de Johannesson permitían a Suecia acercarse poco a poco en el marcador hasta situarse a tan sólo un tanto (17-18) a falta de menos de trece minutos para el final.

Cuando todo parecía más favorable para el conjunto sueco, los de Solberg parecieron empezar a acusar el esfuerzo realizado para poder reducir su desventaja.

Así, en un visto y no visto, Noruega volvió a distanciarse para dejar prácticamente sentenciado el choque con un robo de balón de Christian O'Sullivan que permitió a su equipo situarse con una renta de cuatro tantos (18-22) a poco más de siete minutos para la conclusión.

Pero Johanesson no había dicho su última palabra y con dos nuevas paradas, una de ellas a lanzamiento de Sander Sagosen, permitió a Suecia igualar la contienda (23-23) a falta de poco más de un minuto para el final.

Era el momento de Sagosen, la gran estrella de Noruega y considerado por muchos el mejor jugador del mundo, pero el central se volvió a estrellar en su lanzamiento con un cada vez más crecido Peter Johannesson, concediendo a Suecia un último balón para poder ganar.

Una oportunidad que Suecia no desaprovechó para forzar un penalti que Valter Chrintz anotó para poner el 24-23 a falta de once segundos para el final.

Noruega, a la que bastaba con un empate para lograr el billete para las semifinales, no supo aprovechar ese tiempo tras un fallido lanzamiento final de Sander Sagosen que se marchó por encima de la portería.

El fallo certificó la clasificación de Suecia para la lucha por las medallas y de paso la primera plaza del grupo para el equipo español, que, tras sellar su billete para las semifinales, necesitaba que Noruega no venciese en el duelo escandinavo para ser líder de su grupo y tener a priori un cruce más sencillo.