EFEBerlín

Alemania vapuleó este martes a una Italia en clara fase experimental con un inapelable 5-2. Para Alemania la victoria es importante por razones históricas -es la primera victoria ante su bestia negra en un partido oficial. Y por razones coyunturales ya que los tres empates en las tres primeras jornadas de la Liga de Naciones habían dejado muchas dudas.

Para Italia la derrota es dolorosa pero en parte puede verse como un accidente en una fase en que Roberto Mancini está probando nuevos jugadores y rotando permanentemente en busca de las bases para un nuevo comienzo.

Ante Italia, la superioridad alemana se notó desde el primer minuto. El equipo de Hansi Flick tomó el control del partido desde el pitido inicial, se apoderó de la pelota, la puso en la mitad rival, generó ocasiones y dificultó permanente la salida italiana con una presión alta permanente.

Pronto se produjo la primera jugada de área con un pase diagonal de Thomas Müller del que Timo Werner no sacó suficiente provecho al demorarse demasiado en rematar.

En el minuto 7 Leroy Sané tuvo una buena ocasión con un remate desde el borde del área que salió ligeramente desviado.

En el 9 Italia dio señales de vida, con un remate de Raspadori, a centro de Politano desde la derecha, ante el que Manuel Neuer reaccionó con una gran parada.

Sin embargo, la mayor parte del partido se jugaba cerca de la otra portería y en el minuto 10 Alemania abrió el marcador por intermedio de Joshua Kimmich.

La jugada empezó con un balón diagonal al área de Niklas Süle para Werner que abrió a la izquierda para que David Raum lanzará un centro que alcanzó a Kimmich para que este definiera con un remate de zurda desde corta distancia.

A lo largo de la primera parte el partido cambio poco. Alemania mandaba y llegaba con frecuencia mientras que Italia solo lo hacía de forma muy intermitente.

Del lado italiano, en lo ofensivo, solo cabe resaltar un cabezazo de Cristante por encima del larguero en el minuto 22.

Alemania tuvo al menos tres ocasiones claras - Jonas Hofmann en el 32, Sané en el 39 y Werner en el 40- antes de que en el tercer minuto de descuento de la primera parte Ilkay Gündogan marcara el segundo de penalti.

El penalti se produjo por un claro empujón de Bastoni contra Hofmann dentro del área.

En el comienzo de la segunda parte Italia tuvo un conato de reacción y una buena ocasión, con un remate desviado de Cristante desde la frontal.

Alemania necesitó 5 minutos para lograr salir de su campo y tener una posesión larga. Pero esa posesión terminó en el tercer gol marcado por Müller

En el minuto 68 llegó el cuarto, marcado por Werner en una jugada que se originó con un pase de Müller al segundo poste que Serge Gnabry devolvió al centro. Un minuto después el propio Werner hizo el quinto, tras una pérdida de balón de la defensa italiana en la salida.

En el 78 Italia, que siguió jugando con la misma actitud como si el partido estuviera 0-0, logró el descuento por intermedio de Gnonto y el último instante del descuento maquilló un poco la debacle con el segundo marcado de cabeza por Bastoni en un saque de esquina.

Ficha técnica:

5 - Alemania: Neuer; Klostermann, Süle (Tah, 87), Rüdiger, Raum; Gündogan (Stach, 88), Kimmich; Hofmann (Gnabry, 63), Müller (Musiala, 75), Sané; y Werner (Nmecha, 75).

2 - Italia: Donnaruma; Calabria, Mancini, Bastoni, Spinazzola (Di Marco, 66); Fratessi (Caprari, 46), Cristante, Barella; Politano (Ramos, 44), Raspadori (Scalvini, 46) y Gnonto.

Goles; 1-0 (min 10, Kimmich), 2-0 (min 48, Gündogan de penalti), 3-0 (min 51, Müller), 4-0 (min 68, Werner), 5-0 (min 69, Werner), 5-1 (min 78, Gnonto), 5-2 (min 94, Bastoni)

Árbitro: Istvan Kovacs (Rumania) amonestó a Rüdiger y Sané

Incidencias: partido de la Liga de Naciones disputado en el Borussia Park de Mönchengladbach.