EFERedacción deportes

Un recital del escolta estadounidense Cory Higgins (27 puntos) dio al Barça una victoria de prestigio en Lituania (86-93), donde resistió al orgullo del Zalgiris Kaunas, que a pesar del acierto exterior (11 triples), no pudo contrarrestar la jerarquía física de los azulgranas.

Nikola Mirotic (24 puntos), en el primer tiempo, y Higgins, en el segundo, fueron fundamentales para que el colíder de la Euroliga, muy superior en el rebote (34), sumara la sexta victoria en siete jornadas.

Consciente de la dificultad del escenario y del rival, el Barça se empleó a fondo en el primer tiempo. A pesar de un primer parcial de 5-0 en contra, los visitantes despertaron haciendo gala de sus armas: control del rebote, intensidad defensiva y el 'efecto' Mirotic.

El hispano-montenegrino, más motivado de lo habitual después de las especulaciones sobre su relación con Pesic que desmintió contundentemente en la previa, completó un primer cuarto impoluto, anotando 13 puntos, la mayoría cerca del aro, lo que permitió al Barça gozar de una renta de cinco (12-19) tras los primeros 7 minutos.

Reaccionó Jasikevicius desde el banquillo y su equipo, liderado por los exteriores Walkup y Lekavicius, cerró los tres últimos minutos del periodo con un parcial de 8-4.

Descansó Mirotic y no lo notó el Barça. Oriola -8 puntos en el segundo cuarto- y Tomic dominaban bajo los aros, mientras que el siempre imprevisible Delaney movía los hilos en ataque, buscando transiciones rápidas (28-34, min.16).

El equipo lituano se mantenía vivo desde el perímetro, con Milaknis amenazando desde la línea de 6,75 metros, aunque le costaba cargar el rebote ofensivo, su mejor arma.

Con Mirotic y Hanga de nuevo en el parqué, el conjunto catalán gozó de una máxima ventaja de nueve puntos (38-47), que Zack Leday, muy apagado en el primer tiempo, dejó en siete (40-47) antes del descanso.

Pero el ala-pívot estadounidense (16 puntos) apareció en la reanudación. Aumentaron la intensidad física los de Jasikevicius, algo que el Barça acusó, especialmente en el control del rebote defensivo y en la circulación de balón.

Encajaron los azulgranas un parcial de 7-0 en dos minutos (47-47), que encadenaron 3 minutos y 50 segundos sin anotar. Sin embargo, el Zalgiris no aprovechó las dudas de su rival y no fue capaz de gozar de una ventaja cómoda (51-50, min.25).

Lejos de encontrar el ritmo del partido, el Barça acabó el tercer periodo con mejores sensaciones. Cory Higgins dio muestras de su talento, anotando desde la línea de tiros libres, completando una buena jugada de estrategia desde la línea de fondo y cerrando el cuarto con un triple sobre la bocina con el que situaba el 61-66.

Empezó el último acto como acabó, con el alero estadounidense desatado, dando oxígeno a su equipo desde la línea de 6,75 metros, con dos triples consecutivos, y una penetración que dejaba el 64-74 a falta de ocho minutos.

Al recital de Higgins se sumó Adam Hanga, que acercaba a su equipo a la victoria a cinco minutos para el final (69-80). Pero el Zalgiris no bajó los brazos y, aupado por Marius Grigonis (14 puntos) desde el perímetro, mantenía vivo el encuentro (80-85, min.38).

El orgullo local no fue suficiente para frenar al Barça, que resolvió el encuentro desde la línea de tiros libres, con un robo de balón de Hanga que culminó Malcolm Delaney y una canasta final de Higgins, el protagonista del partido, que frenaba la reacción exterior del rival y cerraba el encuentro.

- Ficha técnica:

86 - Zalgiris Kaunas (20+20+21+25): Alex Pérez (5), Hayes (8), Grigonis (14), Ulanovas (-), Landale (10) -cinco inicial-, Walkup (14), Lekavicius (6), Jankunas (2), Milaknis (11) y Leday (16).

93 - Barça (23+24+19+27): Hanga (9), Higgins (27), Smits (5), Mirotic (24), Davies (4) -cinco inicial-, Oriola (9), Abrines (-), Delaney (7), Kuric (-) y Tomic (8).

Árbitros: Boris Ryzhyk (Ucrania), Fernando Rocha (Portugal) y Saso Petek (Eslovenia). Sin eliminados.

Incidencias: partido de la séptima jornada de la Euroliga disputado en el Zalgirio Arena ante 15.342 espectadores.