EFEBurgos

El San Pablo Burgos superó la resistencia del UCAM Murcia (92-82) para lograr su cuarta victoria seguida, mantenerse invicto en lo que va de competición y alcanzar, provisionalmente, el liderato de la Liga Endesa.

A expensas del Real Madrid, que el domingo recibe al Fuenlabrada, el cuadro burgalés domina la clasificación. Ha ganado los cuatro encuentros que ha disputado. Solo el conjunto blanco tiene la posibilidad de igualar los números del San Pablo, que afrontó mejor que su rival los momentos decisivos de un choque marcado por un fallo en el reloj de la posesión.

Las cosas empezaron a la perfección para los de Joan Peñarroya. Un parcial de 7-0 no dejó opciones a Sito Alonso que pidió tiempo muerto para parar el vendaval burgalés.

Tras el parón, los de Sito Alonso dejaron claro cuál es su juego y tres triples seguidos, dos de Askia Booker y uno de Jarrll Eddie igualaron el marcados 9-9.

Pero el partido iba a estar marcado por las rachas y de nuevo los burgaleses consiguieron una ligera ventaja (14-9), el juego exterior murciano no quería que San Pablo siguiese ampliando.

El cuarto finalizó con dos nuevas rachas, de 7-0 para los dos equipos que ponía el 21-20 al final del primer cuarto.

El UCAM Murcia empezó más enchufado el segundo tramo y se puso por delante de nuevo. Pero Thad McFadden, espectacular durante todo este periodo, volvía a adelantar a los locales (27-24) que, de hecho llegaron a tener una distancia de 10 puntos.

Una serie de decisiones arbitrales encadenadas, con dos técnicas en contra del San Pablo, devolvieron a los pimentoneros a la lucha.

Pero de nuevo McFadden, que anotó 18 puntos en este cuarto, rompió la mala racha burgalesa pese al intento de un silbado Dino Radoncic que se empeñaba en mantener con vida al UCAM frente a su ex equipo.

Se llegó al descanso con un 47-43 que dejaba claro que el partido fue muy agitado en esta primera mitad.

El tercer cuarto comenzó de nuevo con mucha igualdad para los dos equipos pero con una asignatura pendiente para los burgaleses, los tiros libres.

Los locales fueron varias ocasiones a la línea de personal pero la falta de acierto no les permitía ampliar una distancia que pese a todo llego a los once puntos.

El partido fue interrumpido durante más de media hora a falta de dos minutos por jugarse del tercer cuarto, por un fallo en el reloj de posesión.

Tras la reanudación, con los jugadores muy fríos Manu Lecomte protagonizó el juego murciano dejando al final de 69-60.

Los últimos 10 minutos comenzaron con un parcial de 6-0 para los locales, que pusieron la máxima de partido en +14 a su favor, que fueron manteniendo y ampliando conforme pasaban los minutos.

El acierto desde la línea de 3 puntos seguía siendo la dinámica del San Pablo, pues un partido más les ayudó a ampliar distancias.

El UCAM Murcia no iba a dar el partido por partido y falta de menos de tres minutos, redujo la diferencia a 10 puntos.

Un triple de Bruno Fitipaldo cuando el San Pablo estaba peor en ataque daba algo de vida aunque rápidamente fue respondido por otro de Dusan Sakota (90-82).

Fitipaldo con dos tiros libres cerraba el marcador de un trabado partido que finalizó casi tres horas después de que comenzase con un marcador de 92-82.

--Ficha técnica

92 - San Pablo Burgos (21+26+22+23): Jean Pierre Tokoto (7), Eark Clark (6), Bruno Fitipaldo (14), Vitor Benite (19), Augusto Lima (8) - quinteto inicial- Kareem Queeley (-), Álex Barrera (3), Javi Vega (2), Miquel Salvó (-),Thad McFadden (23), Ferran Bassas (6), Goran Huskic (4).

82 - UCAM Murcia (20+23+17+22): Jarrell Eddie (13), Rafa Luz (11), Dino Radoncic (8), Askia Booker (13), Kevin Tumba (2) - quinteto inicial- Manu Lecomte (14), Giannoulis Larentzakis (3), Emanuel Cate (8), Edu Durán (-), Kyle Hunt (2), Sadiel Rojas (2), Dusan Sakota (6).

Árbitros: Carlos Peruga, José Ramón García Ortiz y Rubén Sánchez Mohedas. Eliminado por faltas personales Giannoulis Larentzakis de UCAM Murcia.

Incidencias: Partido correspondiente a la Jornada 4 de la Liga Endesa celebrado en el Coliseum Burgos ante 9361 espectadores. El partido estuvo parado durante más de media hora por un fallo en el reloj de posesión.