EFELondres

Adrián San Miguel (Sevilla, 1987) ha vivido un año de locos. De estar sin contrato entrenando con el UD Pilas -en la regional andaluza- a ganar una Supercopa de Europa. De levantar el Mundial de Clubes a la decepción de la Champions, de ver cómo el Liverpool lleva treinta años sin ganar la liga inglesa a participar en su consecución y llorar con su conquista.

El portero español del Liverpool, en una charla con Efe, repasa la última temporada, la más importante de su carrera y del imaginario del Liverpool en los últimos treinta años.

Pregunta: ¿Cómo se ve el título varios días después, con un poco de retrospectiva?

Respuesta: No hemos tenido demasiado tiempo para celebraciones por las circunstancias, celebramos el momento en el que estamos viendo el partido del Chelsea-Manchester City que nos dio el campeonato y poco más. Teníamos que jugar, porque ahora hay partidos cada tres días... Necesitamos un poco más de tiempo para asimilar algo tan grande y algo que vamos a tener complicado superar... Hacía 30 años que no se conseguía y ha sido extraordinario. Ahora vamos a intentar batir el récord de los 100 puntos.

P: ¿Es tan importante para la ciudad y para el club como parece?

R: Totalmente. El que sepa un poco de fútbol y conozca la historia del Liverpool y cuándo se ganó la última liga... El equipo ha sufrido muchos altibajos, pero ha dado un paso adelante actualmente. A nivel títulos es de los mejores del mundo. Ganar la Premier era la espinita que quedaba desde hace mucho tiempo, porque muchos grandes jugadores y entrenadores no lo han conseguido. Ahora se ha juntado un entrenador al que ya conocéis, como Jürgen, y una plantilla con mucha calidad y muy trabajadora, que no se ha cansado de ganar.

P: ¿Qué ha visto dentro del club que te haya sorprendido estos días?

R: La magnitud del título. Vas por la calle y hay banderolas por todos los lados, bufandas, la gente te saluda, te pita con el coche. Esto se va a estar celebrando mucho tiempo, hasta que, como ha dicho el míster, podamos salir a la calle todos juntos, con la Premier en la mano. Ese será el momento culmen.

P: La misma noche que ganáis el título, Henderson y Klopp se echaron a llorar en televisión, ¿ha sido tan emocional como ha parecido?

R: A mí se me escaparon las lágrimas cuando el árbitro pitó el final del partido entre el Chelsea y el City. Es un título de Premier, pero todos los que estamos en el club y nuestras familias saben lo duro que es y cómo se ha conseguido. Con una diferencia abismal, haciendo récord a falta de siete jornadas. Necesitamos tiempo y tranquilidad para asimilar todo esto. Fue una noche de muchas emociones, a la que es difícil poner palabras. Había que vivirlo en aquel momento.

P: ¿Y si hubiera que esperar un año para hacer el desfile con el título?

R: No seré yo quien deba decidir eso, pero Klopp dejó bien claro que este momento no se puede dejar pasar, porque la afición lleva muchos años esperando. Incluso muchos de mis compañeros no habían nacido cuando el Liverpool ganó la última liga y es algo que está en el tintero. Esperemos que no sea muy tarde. Él incluso dijo que si ha empezado la nueva temporada y hay que parar unos días y hacerlo, se hará.

P: ¿Por qué Klopp, un entrenador alemán, parece representar y entender mejor que nadie lo que significa el Liverpool?

R: Ha habido una unión desde que él llegó. Dio ese plus que necesitaba el equipo. Además, su filosofía de fútbol ha encajado muy bien con todos esos jugadores que han ido viniendo y él ha creado el magnífico grupo que hay. Mucha gente me pregunta que cuál es el secreto de nuestros entrenos, cómo hacemos ese fútbol tan veloz, tan rápido. Es algo que se entrena día a día, algo que todos los jugadores se saben de memoria. Ni el Manchester City, con la plantilla que tiene y la temporada que hizo el año pasado, nos ha podido alcanzar.

P: ¿Con Klopp, hasta la guerra?

R: Sí, sí, totalmente. Es el mánager del equipo y es uno más. Está en el mismo barco que todos. Hace sentirse muy cercanos a todos los jugadores. Es tal cual como lo veis. Es tan normal, tan humano. No tiene dobleces. Esa sintonía que tiene se va ganando. El respeto no se compra, se va ganando poco a poco y por eso la gente confía en él plenamente.

P: Dicen que se enfada con facilidad.

R: Igual que todos (ríe). Es el entrenador, el que tiene que tomar decisiones en momentos importantes, pero si te digo la verdad, él se centra bastante en el refuerzo positivo. No en recriminar. Todos somos autocríticos, todos sabemos cuando uno hace bien o no lo hace tan bien. Él es el que está delante para apoyar y que todo el mundo dé el 100 %.

P: ¿Es la próxima temporada la más difícil de afrontar?

R: No la más difícil, yo diría la más exigente. Es una temporada nueva, se empieza con aire fresco. Va a ser como un alargue de esta por las circunstancias. Las expectativas las hemos puesto muy altas, intentaremos mejorar los resultados de esta, pero va a ser difícil. No va a ser defender la Premier, si no ir a por ella de nuevo. No nos podemos relajar, ni sentirnos el campeón.

P: ¿Puede ser un veneno el haberse acostumbrado a ganar?

R: Cuando uno gana tanto, se acostumbra a ganar y te sientes acomodado ganando. De eso se encarga el entrenador diariamente, de meter ese veneno. En las charlas antes de los partidos, recordando de dónde se viene y la historia del equipo, que todo lo que ha conseguido ha sido en base a mucho esfuerzo.

P: Ese "de dónde viene" me recuerda a que el Liverpool es un equipo de historias humildes. Mané, Salah, Henderson al que comparaban con Gerrard, tú hace un año entrenando en Sevilla sin equipo...

R: Saber de dónde se viene y no olvidarlo te hace seguir siendo exigente contigo mismo. Ahora mismo es todo alegría, pero sabes que pueden llegar momentos difíciles y sabes que has pasado momentos difíciles en la vida de cada uno. Son grandes ejemplos los que has puesto. Son jugadores que están ahora a gran nivel, pero ellos se han tenido que labrar esa carrera. Es un equipo que no se ha creado con grandes estrellas, se ha creado con buenos jugadores que al final se han convertido en grandes estrellas.

P: ¿Le gustaría retirarse en el Liverpool?

R: Tengo 33 y espero seguir en esto mucho más tiempo. Los porteros podemos aguantar algo más que un jugador de campo. Tengo un año de contrato más aquí, más otro opcional... Esta primera temporada ha sido espectacular. En el fútbol no sabemos dónde vamos a estar mañana. Yo hace un año estaba sin contrato. Hay que disfrutar de esto y vivir en el momento, pero ¿por qué no?.

Manuel Sánchez Gómez

(Recursos de archivo www.lafototeca.com. Código: 11838606)