EFELas Rozas (Madrid)

Alberto Moreno, defensa internacional español del Liverpool, confesó que "no esperaba la llamada" del seleccionador Julen Lopetegui para regresar tres años después a la Roja y destacó que su recuperación del mal año pasado, fue a base de trabajo y constancia.

"Vine con Vicente (Del Bosque) y fue una alegría enorme estar rodeado de tantos buenos futbolistas. Ahora, después de tres años es cuando vuelvo. El año pasado fue muy malo para mí en Liverpool pero este he logrado cambiar la situación y sabía que la posibilidad de venir estaba ahí, pero la verdad es que no me esperaba la llamada", reconoció.

En esos momentos malos, el lateral zurdo andaluz destacó el apoyo de su familia para superar el bache. "Mi ayuda principal fue mi familia y mi hija recién nacida que me hacía olvidar el mal día a día que tenía".

"No jugar el año pasado fue por una decisión técnica porque yo sigo siendo el mismo jugador y haciendo las mismas cosas. Para cambiar esta situación mi cabeza me decía que trabajase más y fuese más constante. Hice una buena pretemporada, me volví a ganar la confianza de Klopp y ahora lo estoy jugando todo a un gran nivel", añadió.

Alberto Moreno destacó el cambio que sienten los jugadores en sus posibilidades de ver premiados su momento en sus respectivos clubes con Julen Lopetegui como seleccionador y una política de premiar al futbolista que se lo gana.

"Es verdad que Julen está siendo justo, dando la oportunidad a quien se lo merece. Da igual como se llame y el apellido que tenga. Lo importante en mi caso es que lo hagas bien en tu club y un seleccionador tiene que ser así, llamar al que se lo merezca. Por qué no soñar con el Mundial", afirmó.

Pese a las amenazas islamistas que están saliendo dirigidas hacia las grandes estrellas de las selecciones, los jugadores no quieren pensar en eso antes de visitar Rusia. Alberto lo vivió con normalidad con su club.

"Fui hace poco con el Liverpool a Moscú y es verdad que íbamos con cosa en el cuerpo por ir a Rusia sin saber que íbamos a encontrar pero todo fue genial. La seguridad muy bien, no hubo ningún percance y en el hotel estuvimos muy tranquilos. Me sorprendió para bien", aseguró.

Por último, celebró las noticias que llegan de Málaga por la espectación de los aficionados que llenarán La Rosaleda. "La gente del sur siente mucho el fútbol y a la vista está. Que el estadio esté lleno me encanta, lo hemos logrado los jugadores y Julen por el juego que está haciendo la selección, el buen nivel que está. A todos nos gusta ver el estadio lleno para jugar".