EFEMemphis (EE.UU.)

El golf latinoamericano, con el mexicano Abraham Ancer y el chileno Joaquín Niemann, recuperó protagonismo en la tercera ronda del torneo WGC St. Jude Invitational del PGA Tour con actuaciones que les permitieron recuperar 25 y 12 puestos, respectivamente, en la clasificación general.

Este sábado el veterano español Sergio García mantuvo su posición entre los 30 mejores, todo lo contrario de lo que sucedió con sus compatriotas Jon Rahm, que siguió sin recuperar su mejor juego, al igual que Rafael Cabrera.

Ancer, que no había tenido su mejor desempeño en las dos primeras rondas, esta vez en el TPC Southwind de Memphis surgió con sus mejores golpes en el green.

El mexicano de 29 años, decimosexto en la clasificación del PGA Tour, entregó tarjeta de 65 golpes (-5), que le permitió sumar 207 (-3) y subir 25 puestos en la clasificación provisional, hasta el 28.

Ancer empezó el recorrido de forma espectacular al hacer tres birdies seguidos y un cuarto en el sexto hoyo, pero un bogey en el séptimo le impidió acabar perfecto la primera mitad.

La historia se repitió en la segunda mitad del recorrido con tres birdies (hoyos 11, 13 y 16) y un bogey (en el 17) que le impidió de nuevo estar perfecto.

Niemann, de 21 años, también surgió con su mejor juego y entregó tarjeta de 68 golpes (-2) que le permitió subir 12 puntos en la clasificación y colocarse en el 61 con 214 (+4).

García, de 40 años, mantuvo su consistencia en los golpes largos y estuvo brillante en la primera mitad del recorrido al hacer cuatro birdies.

Pero el doble bogey que cometió en el undécimo hoyo cuando necesitó 6 golpes en el par de 3 le estropeó la brillante actuación que había tenido hasta ese momento, y aunque en el decimosexto volvió a conseguir otro birdie, al final tuvo que conformarse con una tarjeta de 68 golpes (-2).

García sumó 206 golpes (-4) para seguir entre los 30 mejores de la clasificación al ocupar el puesto 22.

Rahm, siguió sin tener su mejor juego y entregó tarjeta de 71 golpes (+1) que lo dejó con 215 (+5) y en el puesto 67 después de bajar 5 en la clasificación.

El español no tuvo consistencia ni acierto en los golpes largos y tampoco dentro del green, como lo demostró el hacer cinco bogeys con cuatro birdies.

Rahm, que defiende por segunda semana su condición de líder mundial, no lo demostró en el campo, mientras que el estadounidense Justin Thomas, tercero en la clasificación y con 202 golpes (-8), situado en el quinto puesto del torneo, se ha convertido en su rival.

Finalmente, Cabrera siguió con su peor desempeño al entregar tarjeta de 76 (+6) y sumó 223 (+13), que lo deja en el puesto 77, el último de la clasificación.