EFEBarcelona

"Te doy mi 'skate' porque creo que vas a llegar lejos", le auguró un chico cuando ella tan solo tenía ocho años. La historia continúa con una joven Andrea Benítez (Algeciras, 1994) en el 'top10' mundial y aspirante a una plaza en los Juegos Olímpicos (JJOO) de Tokio 2020, que estrenarán el 'skate' como deporte olímpico.

Cuando era pequeña, se dedicaba a jugar con los niños (era la única chica) a hacer carreras por las cuestas de Algeciras. Lo hacía sentada sobre un patín hasta que probó mantenerse de pie encima de la tabla. Y, desde entonces, no se ha vuelto a bajar de ella.

"Un día me encontré a un chico en el paseo marítimo que me quiso enseñar un truco básico, el 'shove-it' (rotar el monopatín 180 grados hacia la izquierda). Lo aprendí al momento", explica Benítez a EFE.

El joven, que quedó asombrado con las habilidades de la pequeña de ocho años, le regaló su 'skate' y le vaticinó un futuro brillante. Han pasado 14 años desde ese acontecimiento, y Andrea ha hecho realidad las predicciones de su vecino.

Actualmente, Benítez es la campeona en el Circuito Nacional. En 2017 quedó séptima en la 'World Cup Skateboarding' -la competición más importante de la especialidad-, además de conseguir el patrocinio de la marca internacional de zapatillas Adidas y, este 2018, alcanzó el 'top10' en el Abierto Internacional de Nanjing (China).

Pero la andaluza, afincada en Barcelona desde hace un par de años, aunque se muestra orgullosa de sus logros, sueña con colgarse una medalla en los próximos Juegos Olímpicos después de que el pasado 2016 el Comité Olímpico Internacional (COI) aprobara la incorporación del 'skate' para la próxima edición.

"Será complicado conseguir una medalla porque hay países que llevan mucha ventaja, como Alemania", dijo Benítez, quien asegura que las instalaciones en España, que tampoco cuenta con un Centro de Alto Rendimiento (CAR) destinado a esta disciplina, no son las más adecuadas.

A falta de un CAR, gran parte de los patinadores profesionales se preparan en el 'Skate Ágora' de Badalona, un lugar en el que se establecen programas de entrenamiento basado en ejercicios funcionales para prevenir lesiones y mantener la forma.

Benítez se entrena dos días a la semana en el centro especializado y patina cuatro horas al día por su cuenta en los 'skateparks' locales. Además, la joven compagina su pasión con sus estudios de Ingeniería Eléctrica, carrera que está a punto de acabar.

A pesar de que la andaluza empezó a despuntar muy pronto, se vio obligada a abandonar su ciudad natal para trasladarse a Barcelona. "Puedes patinar genial, pero si no te ve nadie no llegas a ninguna parte", lamenta la de Algeciras, quien asegura que en la Ciudad Condal "todo es más fácil".

Dio el salto a profesional con 14 años, de la mano de la marca Vans España, a la que representó durante seis años y con la que no acabó muy bien porque no recibía "todo el apoyo que hacía falta".

La 'skater' asegura a EFE que, siendo mujer, no se puede vivir de los patrocinadores: "Se patrocina a las mujeres, pero no tenemos apoyo económico como con los hombres. Las marcas te dicen que solo te van a regalar camisetas, zapatillas... Pero, ¿cómo pago el alquiler con las camisetas?", critica Benítez.

Cuando su disciplina se reconoció como deporte olímpico, todo cambió. El COI y Telefónica lanzaron el programa de becas 'Podium', destinado a jóvenes deportistas de élite: "Gracias a eso vivo del patín y me pude mudar a Barcelona. Sin la beca, esto hubiera sido imposible".

Benítez reconoce que el camino que ha tenido que recorrer para llegar a la élite ha sido arduo: "Es muy difícil dedicarse a un deporte minoritario y es extremadamente complicado ganarse la vida, sobre todo para las mujeres".

"No hay muchos hombres que se dediquen a patinar profesionalmente en España, pero los hay. De mujeres solo estoy yo ahora mismo y me llena de alegría saber que soy la primera y que van a venir más", comenta una Andrea Benítez esperanzada.

A partir de ahora, con los JJOO entre ceja y ceja, la única 'skater' internacional que ha producido España va a tener que ganarse un puesto entre las 33 mejores patinadoras del mundo que, como ella, aspiran a representar a sus países en la cita Olímpica.

Para ello, Andrea Benítez tendrá que disputar varias pruebas clasificatorias como los 'World Roller Games', el certamen mundial de la rueda pequeña que se celebrará en Barcelona el próximo verano de 2019.

Carles Grau