EFEParís

Había expectación por ver el debut de Paula Badosa en Roland Garros, el torneo que le propulsó a otra dimensión hace dos años y al que llegaba en medio de un bache de resultados preocupante.

La española arrasó sin contemplaciones a la francesa Fiona Ferro, 6-2 y 6-0 en 54 minutos, un resultado tan contundente que la jugadora tuvo que matizar que escondía todavía muchas dudas.

Fue el momento más brillante de una jornada que se cerró con la derrota de Pablo Carreño frente al veterano francés Gilles Simon, que en su última participación en Roland Garros le derrotó por 6-4, 6-4, 4-6, 1-6 y 6-4.

En la madrugada parisiense, en la pista Simone Mathieu, con un público enfervorizado en favor del francés, Carreño logró reponerse de los dos primeros sets perdidos y forzar un quinto, en el que llegó a gozar de ventaja de 3-2 y servicio, pero le faltó fuerzas para rematar la remontada.

El francés, de 37 años, se medirá por un puesto en tercera ronda contra el estadounidense Steve Johnson, que derrotó al checo Jiri Vesely por 7-6(4), 6-7(4), 6-3 y 6-2.

Se reveló ante la remontada Roberto Carballés, que tras ganar los dos primeros sets al alemán Oscar Otte, se vio obligado a ir al quinto, para acabar ganando por 7-6(5), 6-1, 3-6, 2-6 y 6-3. Su siguiente rival será el italiano Jannik Sinner, undécimo cabeza de serie.

Pablo Andújar no pudo evitar la remontada del italiano Marco Ceccinato, que acabó ganando 4-6, 4-6, 6-0, 7-5 y 6-0.

Pedro Martínez sumó su sexta derrota consecutiva al caer frente al suizo Henri Laaksonen, 2-6, 6-4, 6-4 y 7-6(1) en un duelo que quedó interrumpido por la lluvia la víspera en el transcurso de la tercera manga.

Badosa dio un golpe de efecto, aunque posteriormente matizó que todavía no siente su cabeza pletórica para estar tranquila. Está el físico y el tenis, pero la confianza que perdió hace unos meses no ha llegado del todo.

Llegará con triunfos como el logrado ante Ferro, pleno de buen juego, con un abanico de golpes impresionante, que desarboló a la rival, la 139 del mundo, que acabó desquiciada y ganado solo dos puntos en el segundo set.

"Si sigo ganando partidos aquí puedo optar a estar en las rondas finales. En los entrenamientos me estoy sintiendo bien, pero tengo que lograr esas victorias para ganar esa mentalidad ganadora y esa confianza", dijo la española.

Badosa se medirá por un puesto en tercera ronda contra la eslovena Kaja Juvan, que derrotó a la rusa Oksana Selekhmeteva, procedente de la fase previa, por 7-5 y 7-6(4).

Nadal vuelve mañana a ponerse a prueba frente a uno de los ídolos locales, Corentin Moutet, un joven de 25 años que comienza a pulir su juego.

Aunque el francés no ha cruzado nunca su raqueta contra la de Nadal, se entrenó un tiempo en su academia de Mallorca, bajo la mirada atenta de su tío Toni, que reconoció talento en un jugador que no logra despegar en el ránking.

Es 139 del mundo, invitado por la organización, zurdo como el español, y puede poner a prueba de nuevo la recuperación de Nadal, que tras ganar su primer partido reconoció que necesita mejorar, aunque también dijo que no tiene noticias negativas de su pie izquierdo.

El trece veces ganador irá a la pista central en el turno de noche, mientras que Carlos Alcaraz, que disfrutó en su debut de ese escenario, ha sido relegado para su segundo partido a la Simone Mathieu, la tercera más grande del circuito.

Enfrente tendrá el murciano de 19 años a su compatriota Albert Ramos, que tiene quince más y que es un viejo zorro de la arcilla, un rival siempre incómodo.

Alcaraz le conoce bien. Le ganó en 2020 en Río de Janeiro en su primer partido en un torneo ATP y al año siguiente en las semifinales de Umag, donde acabó por levantar su primer trofeo.

Luis Miguel Pascual