EFEMadrid

La Liga de Campeones dejó en evidencia este miércoles al fútbol español con el sonrojo vivido por el Real Madrid ante el Shakhtar Donetsk ucraniano (2-3) y la impotencia mostrada por el Atlético Madrid, goleado 4-0 por el campeón, el Bayern Múnich.

El fútbol del Viejo Continente ha cambiado. Y los representantes de LaLiga no han sabido adaptarse a la nueva situación. Al modo impuesto por los dos últimos vencedores del torneo, el Liverpool hace dos cursos y el Bayern Múnich. La propuesta de ambos marca tendencia y los españoles no lo han asimilado.

El varapalo encajado en Valdebebas (2-3), en el marcador más inesperado de la sesión, mete en un problema al Real Madrid de Zinedine Zidane tres días antes de acudir a Barcelona a jugar el clásico.

Un partido trampa ante el representante ucraniano en la que el Real Madrid cayó, presa de una ridícula primera mitad, con un 0-3 al descanso con goles de Tete, Varane en propia puerta y Manor Solomon.

La reacción después del intermedio dio cierta sensación de poder proporcionar un giro al duelo con los goles en cinco minutos de Luka Modric y Vinicius, pero fue efímera. El Shakhtar, plagado de bajas, sacó los colores al Real Madrid, que suma por primera vez con Zidane dos derrotas seguidas como local.

Inesperado también fue el tropiezo del Inter en su campo contra el Borussia Monchengladbach (2-2) en el otro partido del Grupo B.

El cuadro alemán, que recibirá al Real Madrid la próxima semana, remontó un gol de Romelu Lukaku con tantos de Ramy Besebaini, de penalti, y Jonas Hofmann, pero Lukaku salió al rescate de su equipo en el tiempo añadido.

Mejor imagen, a pesar de la goleada encajada, ofreció el Atlético Madrid, impotente frente el campeón, que argumentó su condición en el Allianz Arena. Un doblete del francés Kingsley Coman, autor del gol que le dio el título la temporada pasada al cuadro bávaro, junto a los goles de Leon Goretzka y Corretin Tolisso pusieron al equipo de Diego Pablo Simeone (4-0) en su sitio.

La clasificación del Atlético Madrid pasa por buenos resultados ante el Salzburgo y el Lokomotiv Moscú, que empataron a dos goles en el estadio Red Bull Arena.

Eder puso por delante a los rusos, pero Dominik Szoboszalai, al borde del descanso y Zlatko Junuzovic, al inicio de la segunda mitad, volteó el choque. Vitali Lisakovic a un cuarto de hora del cierre dio un punto al conjunto ruso.

En el Grupo C, el Manchester City salió airoso del duelo ante el Oporto (3-1), que se enquistó al principio con el tanto de Luis Díaz. El empate de Sergio Agüero de penalti sosegó al cuadro de Pep Guardiola que enderezó la situación después gracias a Ikai Gundogan y a Ferrán Torres

El Olympiacos, gracias a un gol en el tiempo añadido de Ahmed Hassan Koka se impuso al Olympique Marsella, sin capacidad de reacción y al que se le reduce el margen de error en la puja por la segunda plaza (1-0).

El Liverpool sobrevivió en el Johan Cruyff Arena gracias a un autogol del argentino Nicolás Tafliafico. Lejos de la determinación de tiempo atrás el conjunto de Jurgen Klopp, campeón hace dos años, resguardó su renta para sumar sus tres primeros puntos en un cuarteto donde sobresalió la autoridad del Atalanta.

El conjunto italiano prolongó la dinámica de hace un año, cuando fue el equipo revelación del torneo. Goleó a domicilio al debutante club danés Midtjylland (0-4) de la mano de los colombianos Duvan Zapata y Luis Muriel, el argentino Alejandro Gómez y el ruso Aleksey Miranchuk.