EFESevilla

Joaquín Caparrós, que este miércoles acordó con el Sevilla seguir vinculado al club pero no en el banquillo del primer equipo, aseguró que "las dos partes" tenían "muy claro" que cumpliría los "tres años de contrato" que tiene por delante en un puesto del organigrama deportivo distinto al de entrenador.

"Esta mañana hemos tenido una reunión con el presidente -José Castro- y Monchi -director deportivo-. Lo teníamos las dos partes muy claro y me quedan tres años de contrato en los que quiero aportar todo lo que pueda al sevillismo", declaró Caparrós en la rueda de prensa previa al amistoso en Tanzania con el que el Sevilla cierra el jueves la temporada 2018-19.

El técnico utrerano se congratuló por la expectación que el duelo entre el Sevilla y el Simba SC, campeón de la liga tanzana, ha levantado en la ciudad de Dar es-Salam, ya que "futbolistas como Jesús Navas, que es campeón del mundo, o (el argentino Éver) Banega están entre los mejores y la gente quiere ver a los mejores".

Joaquín Caparrós, que recordó que atesora "una gran experiencia tras haber entrenado muchos años en Primera división", en la que ha dirigido más de quinientos partidos, no descartó siquiera probar fortuna en el fútbol africano, ya que "está abierto a todo y aportaría esa experiencia".

El Sevilla anunció este miércoles, a través de una nota de prensa, que Joaquín Caparrós no continuará la próxima temporada como entrenador del conjunto sevillista, si bien "seguirá ligado" a la entidad a la que hace un año se reincorporó como director del área de fútbol.

Caparrós eligió a Pablo Machín como entrenador del Sevilla para la recién concluida campaña pero, debido a los malos resultados, fue destituido en marzo para dirigir él mismo al equipo en las últimas once jornadas de Liga, en las que logró clasificarlo para la Liga Europa.

El utrerano, de 64 años, ocupará a partir de la próxima temporada "un puesto de relevancia en el organigrama deportivo del Sevilla FC que encabeza Monchi", añadió el comunicado sevillista.