EFEBarcelona

La española Carla Suárez, número 55 del ránking de la WTA, anunció este martes que 2020 será el último año que dispute el circuito profesional.

"El mensaje es claro y será breve. Simplemente quiero anunciar que 2020 va a ser mi último año como tenista profesional", declaró en rueda de prensa.

Suárez aseguró que, a sus 31 años, ha empezado a tener "otras prioridades", que el tenis es "un deporte muy exigente que requiere muchísimo sacrificio" y que además desea dedicarle más tiempo a su familia.

"Como sabéis, yo soy canaria y, aunque a los 18 años me mudé a Barcelona, a los 14 o 15 ya estaba viajando por el mundo, y llevo mucho tiempo alejada de mi familia. El tiempo pasa, no lo podemos recuperar y me apetece mucho estar con ellos. Siento que es lo correcto, y es lo que el corazón me pedía", confesó.

En cualquier caso, Carla Suárez advirtió que nadie espere que vaya a relajarse en el año de su despedida. "Todavía estoy en condiciones de jugar un año más aspirando a todo. Tanto mi equipo como yo estamos totalmente comprometidos y queremos terminar de la manera más profesional posible. No se lo tomen como una despedida. Espero que este último año podamos disfrutar todos juntos", dijo a los periodista convocados en el CT Barcino.

Y es que la canaria se ha marcado objetivos muy ambiciosos para 2020: "Me gustaría acabar el año 'top-ten', porque siempre he pensado que tenía nivel para serlo (llegó a ser durante algunas semanas sexta del mundo en febrero 2016). Y, en este sentido, será muy importante preparar bien los Grand Slams. Y el otro objetivo es clasificarme para los Juegos Olímpicos de Tokio".

Entre los sueños no cumplidos, "saber lo que se siente al ganar un Gran Slam" -lo máximo que ha llegado ha sido cuartos de final-, aunque subraya que el tenis le ha dado "mucho más" de lo que podía esperar cuando empezó a jugar "con once o doce años".

"Esa niña no imaginaba llegar adonde ha llegado", apuntó Carla Suárez, ganadora de dos títulos ATP (Oeiras 2014 y Doha 2016) y finalista en otras 9 ocasiones.

En cualquier caso, Suárez insistió en que la decisión de retirarse a una edad relativamente temprana "no ha sido tomada a la ligera sino que está muy meditada" y que no tiene nada que ver con los problemas físicos que ha tenido en los últimos años y que "forman parte de la carrera de cualquier tenista".

"¿Si me da vértigo la retirada? Hace año y medio que me he estado planteando cosas y hablando con mi equipo de ello. De momento no tengo vértigo, sino muchas ideas en mente y algunos proyectos que ya están activo", concluyó.