Madrid, 1 oct (EFE). Carolina Marín, campeona mundial y olímpica de badminton, ha explicado este martes en Madrid que todavía se siente al 90%, aunque eso no le impide seguir con sus entrenamientos de cara a los siguientes torneos de Dinamarca y Francia.

“Allí nos vamos a encontrar a las mejores y quiero estar preparada. Tengo que seguir musculando. Hay ciertos movimientos, cambios de giro y saltos sobre todo, donde la pierna se me resiste.” ha explicado Marín en un acto en el Consejo Superior de Deportes para fomentar la práctica del badminton en los colegios.

Carolina Marín relató cómo ha sido su vuelta a la competición, primero en el Abierto de Vietnam y después en el de China, tras estar ocho meses parada después de romperse el ligamento cruzado de la rodilla derecha.

“En el primer partido fue todo mal, creíamos que iba a ir todo bien. Mi cabeza estaba más centrada los nervios, la tensión, en querer ganar que en el planteamiento del partido que había hecho con mi entrenador”.

La cabeza la jugó una mala pasada. “Después del primer partido me sentía defraudada conmigo misma, por no haber sabido gestionar las emociones”.

Tras una charla con su sicóloga y con su entrenador decidieron abordar el siguiente torneo, el Abierto de China, con otra mentalidad. “Fuimos sin intención, fuimos a jugar, a pasarlo lo mejor posible”. La victoria ante la japonesa Nozomi Okuhara en primera ronda del torneo, una de los rivales más poderosas le dio alas. “Me demostré a mí misma que estoy entre las mejores”, recordó.

Por lo que encaró la final contra la taiwanesa Tzu Ying Tai sin esperar nada: “Llevaba ya cinco derrotas seguidas contra ella. Para mí, es una rival muy difícil, número uno del ránking”. Y al ganar el partido se le "vino todo encima”, recuerda, “no me esperaba ganarla tras siete meses de baja”.

La rodilla, de momento, en sus propias palabras, no le da problemas, ni le preocupa. “ Lo importante es que me deje entrenar y competir. La verdad es que hemos trabajado mucho, tanto el cuerpo técnico preparándome rutinas de entrenamiento, como yo misma ejecutándolas.”

Su plan hasta fin de año es “coger ritmo de competición y a partir de enero ponerlo todo en práctica para para seguir subiendo puestos en el ránking” de cara los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.