EFEMadrid

El madrileño Fernando Carro, embarcado en el reto de alcanzar un raro doblete 3.000 obstáculos-5.000 en los campeonatos de España de atletismo, cumplió este sábado, en la edición dispersa del centenario, la mitad del desafío con su tercer título consecutivo en la primera disciplina.

A lo largo de sus 100 años de historia, en los nacionales sólo Constantino Miranda (1946), Manuel Alonso (1961) y Javier Álvarez Salgado (1966) han logrado un doblete semejante.

En modo ahorro energético, Carro dejó hacer en la final a Sebastián Martos y a Ibrahim Ezzaydouni y sólo al penetrar en el último giro tomó la cabeza para no dejarla ya (8:30.31). Dani Arce le apretó mucho en la recta pero llegó 34 centésimas después, seguido de Ezzaydouni (8:32.10).

Los nacionales al aire libre cumplen 100 años en condiciones difíciles por la pandemia: sin público, con medallas servidas en bandejas de metacrilato que recogen los propios atletas y mascarillas obligatorias fuera de la estricta competición. Elena Díaz hizo, incluso, los 10 km marcha con el tapabocas.

Ninguna de las dos opciones de medalla cuajó en la primera jornada. Odei Jainaga, que el domingo pasado llevó su récord de España de jabalina hasta los 84,10 metros, venció aquí con 83,51, mejorando en 6 metros el récord de los campeonatos, seguido de Nico Quijera (79.80), que le había adelantado en la última ronda.

Torrijos, con un mejor salto de 16,88, sufrió durante todo el concurso para batir a Marcos Ruiz (16,60) y hacerse con su sexto título. El castellonense, único español en el club de los 17 metros, llevó su plusmarca hasta los 17,18 en marzo pasado, antes de la masiva cancelación por el coronavirus.

Esther Guerrero, que atraviesa por la mejor forma de su vida en plena pandemia, confirmó sus planes de intentar otro doblete, el de 800-1.500, en dos finales que se disputarán este domingo con un intervalo de sólo 10 minutos.

La barcelonesa, que ha corrido este año el 800 en 2:00.56 -y el 1.500 en 4:03.13-, se dio un paseo, este sábado, en semifinales de la distancia corta: 2:10.92, segunda en la serie 3 por detrás de la debutante Celia Antón (2:09.12).

Cuarenta y cinco minutos después Guerrero amarró plaza de finalista en la primera serie de 1.500. Terminó tercera con 4:29.22, por detrás de Marta García (4:27.90) e Idaira Prieto (4:28.67).

Si Esther consigue el doblete, habrá emulado a Coro Fuentes y a Carmen Valero, las únicas que han logrado un éxito semejante.

Álvaro de Arriba (1:49.33), Mariano García (1:50.72) y Pablo Sánchez Valladares (1:49.09) dominaron sus series de 800. El primero, campeón de Europa bajo techo, será el favorito, pues parte con la mejor marca del año (1:45.71), aunque su irreprimible tendencia a salir atrás puede servir una baza a sus rivales.

Los 1.500, una disciplina en pleno rebrote que lucha por recuperar su antiguo esplendor en el atletismo español, ratificó como favoritos a Jesús Gómez, Kevin López, Ignacio Fontes y Saúl Ordóñez, todos con marcas inferiores a 3:35 este año.

Kevin dominó de punta a cabo la primera serie con 3:44.83, por delante de Fontes (3:44.97), y Gómez tuvo que abrirse a la calle 3 para ganar la segunda con 3:45.92, en un final apretado con Mohamed Katir (3:45.94) y Ordóñez (3:45.96).

La anunciada batalla de los Sergios (Juárez y López) por la hegemonía de la velocidad estuvo salpicada de contratiempos y el destino se mostró muy cruel con el segundo.

Líder español del año con 10.33, López había ganado la primera carrera, anulada por fallo en el cronometraje, y fue descalificado por salida falsa en la repetición. El triunfo fue para Pablo Montalvo con 10.40, récord personal, por delante de Juárez y Arnau Monne, segundos al alimón con 10.53.

Paula Sevilla (11.52) ganó el hectómetro con 11.52 frente a Jael Bestué (11.61) y Estela García (11.80).

La soriana Marta Pérez, dos veces campeona de 1.500, estrenó título de 5.000 con un ataque irresistible en el último 200. Venció con 16:08.28 a la teórica favorita, Maitane Melero, tercera con 16:13.56, por detrás de la duatleta hispano-venezolana Joselyn Daniely Brea (16:12.54).

Con un salto de 7,78 metros Jean Marie Okutu acariciaba su séptimo título de longitud, once años después del primero, cuando el gijonés Francisco Javier Cobián, en un postrer esfuerzo, le superó por un centímetro y le birló la corona. Faltó a la cita el campeón anterior, Eusebio Cáceres.

El jiennense Carlos Rojas en altura y la madrileña Patricia Sarrapio ganaron en Alcobendas los primeros títulos del centenario.

Rojas revalidó su corona elevando su marca personal a los 2,26 metros, récord andaluz y el mejor salto español en ocho años, que le sitúa sexto en el ránking de todos los tiempos. Terminó atacando sin éxito los 2,30 y dedicó la victoria a su abuela recién fallecida.

En triple, en ausencia de Ana Peleteiro, la campeona de los tres últimos años, Sarrapio logró, con 37 años, su quinto título y su decimoséptima medalla en campeonatos de España al aire libre. La madrileña tomó el mando con su primer salto (13,13) y luego mejoró hasta los 13,67. Este año había saltado 13,78. "Me queda la espinita de no haber podido sacar lo mejor este año", apuntó.

La mejor marca de la mañana fue el salto de 1,87 ejecutado por Claudia Conte en la altura del heptatlón, que la sitúa décima en el escalafón español de todos los tiempos en la prueba individual.

José Antonio Diego