EFERedacción deportes

La selección italiana se impuso a una decepcionante México (2-1) mientras que Ecuador no pasó del empate ante Japón (1-1) en el otro choque del grupo B. En el A, Senegal ganó a Tahití (3-0) con un triplete de Amadou Sagna y Colombia aplastó a un pobre equipo polaco que no presentó oposición (2-0).

Arrancó el Mundial sub 20 en Polonia y solo 10 segundos después, el senegalés Amadou Sagna, de 19 años, ya había firmado el gol más tempranero de la historia del torneo.

Fue ante Tahití y a los 9.6 segundos exactamente, en el partido inaugural del grupo A. Sagna superó así el récord del nigeriano Monday Odiaka, que estrenó el marcador a los 14 segundos contra Canadá en 1985.

El extremo del Cayor Foot senegalés no bajó su rendimiento tras su primer tanto: sólo necesitó 50 minutos para marcar un triplete y destrozar al débil combinado tahitiano.

Con su velocidad, Sagna percutió por ambas bandas y demostró su capacidad para perforar las porterías con ambas piernas. A su gran actuación también ayudó la participación de Ibtahima Niane, atacante del Metz, con el que ha anotado 10 goles en Ligue 2, que le asistió en dos ocasiones.

En el segundo partido del grupo, la selección colombiana pasó por encima de la anfitriona en un partido que los de Arturo Reyes dominaron de principio a fin.

La trabajada presión de los cafeteros incómodo a los anfitriones, que tuvieron la posesión del esférico pero no el dominio del encuentro. Sirviéndose tanto de los errores provocados como de los no forzados en los pasadores polacos, los colombianos se pudieron desplegar a toda velocidad y dañaron el sistema de Jacek Magiera sin tregua.

Así llegó el primer tanto de Iván Ángulo, que recogió un deficiente pase de Walukiewicz y superó a Majecki tras plantarse solo en el área.

El rápido extremo de Palmeiras puso, junto a Sinisterra, la velocidad y la agresividad en los movimientos que Colombia necesitaba cuando recuperaba el esférico. El 'Cucho' Hernández, en cambio, firmó una notable actuación más relacionada con sus movilidad y su capacidad para interpretar los movimientos de sus compañeros.

Jaime Alvarado, cedido en el Hércules por el Watford, Andrés Balanta y Andrés Perea lucieron una potencia y una exuberancia física que les permitió ser superiores en el medio campo cuando Polonia trató de acercarse al área de Kevin Mier.

Los cambios de Colombia renovaron la energía de sus atacantes. Carbonero y Sandoval culminaron la victoria con una jugada al espacio que remató el segundo tras una buena intervención del portero polaco.

En el encuentro que inauguró el grupo B, México cayó ante Italia en un partido que estuvo muy lejos de disputar ante el compacto equipo 'azzurri'.

Los primeros compases de dominio italianos encontraron su fruto solo tres minutos después del pitido inicial. Davide Frattesi, centrocampista del Sassuolo cedido en el Ascoli, trazó un desmarque de ruptura a la zona de Sepúlveda, que salió a perseguir a Gianluca Scamacca.

El delantero, también en propiedad del club verdinegro, presentó un balón con el pecho que el centrocampista trasladó hasta la zona liberada en la frontal del área para convertir el primer gol del partido.

Desde la ventaja, el equipo italiano siempre se sintió muy cómodo con la defensa de tres centrales, las incorporaciones de sus carrileros, Bellanova y Tripaldelli, la dirección de Salvatore Esposito -hermano de Sebastiano, una de las estrellas del reciente Europeo sub 17- y, principalmente, la autosuficiencia de la pareja de delanteros que completaba el capitán Andrea Pinamonti, del Frosinone.

Con sus apoyos, sus carreras y la variedad de opciones que ofrecieron en la punta de ataque, la selección dirigida por Paolo Nicolato siempre tuvo recursos para no encerrarse en su área e intimidar al equipo mexicano.

'El Tri' no ofreció respuestas colectivas al entramado de los transalpinos. Solo José Macías, desde las jugadas individuales, incomodaron a los centrales europeos, pero sin inquietar a Alessandro Plizzari.

Con Diego Lainez partiendo desde la banda, México no pudo unir a sus piezas a través de la posesión porque la estrella bética recibía muy lejos del área rival y más aún de sus compañeros. Luca Pellegrini estuvo muy atento para acudir a las ayudas que aseguraran un mínimo impacto de Lainez en la zona de peligro.

Antes de concluir la primera mitad, México encontró el empate en un saque de esquina debido a la mala salida del portero del Milan que el delantero azteca De la Rosa remató a portería vacía sin oposición.

Ni con el empate en el marcador los mexicanos consiguieron obtener un punto añadido de motivación para tratar de ganar el partido y los italianos, confiantes en su plan, lograron anotar en otro saque de esquina. Primero, Matteo Gabbia impactó el balón en el larguero y, en la jugada posterior, el central Luca Ranieri anotó en la segunda jugada.

Japón y Ecuador cerraron la jornada en el grupo con un empate. Los nipones hicieron un buen ejercicio defensivo inicial, anulando a las mejores piezas del flamante campeón del último Sudamericano sub 20.

El partido se puso a favor para el conjunto de Jorge Celico gracias al gol en propia que Kyosuke Tagawa se anotó al tratar de despejar una falta lanzada desde el costado diestro.

Aunque ni Gonzalo Plata, ni Alexander Alvarado ni Leonardo Campana estuvieron inspirados Jordan Rezabala gozó de la oportunidad desde el punto de penalti de ampliar la distancia en el marcador, pero Wakahara anotó su lanzamiento.

El conjunto ecuatoriano no demostró la solvencia y seguridad exhibidas en Sudamérica y terminó acusando la falta de contundencia defensiva para proteger su portería. Esto derivó en una cadena de errores y despejes defectuosos en su área que Kota Yamada terminó aprovechando para sellar el tanto del empate que sería definitivo.