EFESant Fruitós de Bages (Barcelona)

A dos días para el inicio de la Tour de Francia, el madrileño Alberto Contador, último ganador español de la ronda francesa (2009), espera que la nueva generación de ciclistas españoles "que está ilusionando mucho" se pueda consolidar para volver al nivel que el ciclismo español tuvo no hace tanto tiempo.

En una entrevista con EFE, Contador, que es embajador de la marca de zapatillas DMT que se presentó en Sant Fruitós de Bages (Barcelona), recordó que los ciclistas españoles llevan "tres años sin conseguir una victoria en una gran vuelta", pero confía en el efecto generacional, como en el pasado ocurrió con la gran generación de ciclistas colombianos, españoles, británicos y ahora eslovenos.

"Ahora viene una generación joven -habla entre otros de Raúl García Pierna (Kern Pharma), Carlos Rodríguez (Ineos), Juan Ayuso (UAE)- que está ilusionando mucho, esperemos que se pueda consolidar, que se confirme con el paso del tiempo y poder volver a ese nivel que en muchos momentos ha tenido el ciclismo español", indicó.

Recuerda que en 2007, en su primera victoria en el Tour, hasta seis corredores españoles acabaron en el 'top ten': Carlos Sastre (4), Haimar Zubeldia (5), Alejandro Valverde (6), Mikel Astarloza (9) y Óscar Pereiro (10).

"Ahora tenemos ocho corredores en todo el pelotón del Tour - Enric Mas, Imanol Erviti, Carlos Verona, Gorka Izaguirre, Albert Torres (Movistar); Marc Soler (UAE), Ion Izaguirre (Cofidis) y Jonathan Castroviejo (INEOS Granadiers)-. Es importante que pudieran entrar más patrocinadores, porque hay muchos talentos que se quedan por el camino y que haya solo un equipo español World Tour tampoco ayuda", analizó.

En cuanto a favoritos, Contador habla del esloveno Tadej Pogacar, que ha ganado en dos ocasiones el Tour y es "el hombre a batir", pero al mismo nivel sitúa a los corredores del Jumbo Visma Primoz Roglic y Jonas Vingegaard.

"Este último ya hizo segundo el año pasado y le hizo pasar momentos de dificultad a Pogacar en el Mont Ventoux. En la Dauphiné lo hemos visto fortísimo. Creo que una vez llegue la montaña, veremos la estrategia del Jumbo", añadió.

Pero Contador también se refiere a ese grupo de corredores que están para el 'top 10', pero con opciones de subir al podio, entre ellos el español Enric Mas.

Cree que el recorrido del próximo Tour difiere de ediciones anteriores, por varios factores: "Los tres primeros días en Dinamarca puede ser bastante importantes. En el primer día, con 13 kilómetros, ya habrá las primeras diferencias. El segundo día, con un puente de 18 kilómetros y el viento, justo antes de la línea de meta, y veremos también la climatología en Dinamarca".

"El quinto día, en cuanto se regresa a Francia, tenemos pavé, que siempre depara sorpresas por averías mecánicas, caídas, tensión... y el séptimo día ya hay una subida en alto. En la etapa 11, en los Alpes, se va a ver el estado de forma de los favoritos con la llegada en el col de Granon (11 kilómetros al 9,3% para un total de 1.059 de desnivel), y al día siguiente Alpe d'Huez", admitió.

Contador habla de las etapas en los Pirineos que servirán para "probar a los mejores" y considera que el juez de la carrera puede ser la contrarreloj final de 40 kilómetros.

El madrileño dice que una vez retirado, obviamente la vida le ha cambiado, al cien por ciento. "Mi agenda ahora está más limitada que antes, cuando solo tenía que entrenar y descansar, es verdad que casi no podías comer", sonríe.

Ahora se dedica a su Fundación, con corredores juveniles, sub23 y profesionales, al equipo profesional Eolo Kometa, del que es copropietrario, con una marca de bicicletas (Aurum) creada desde cero y después sus colaboraciones como comentarista en Eurosport.

"Me gusta mucho, porque me ayuda a matar ese gusanillo de la competición, que me gusta tanto y que en algunos momentos echo de menos. Vivir un tour de Francia, como este año, desde la moto es algo que disfrutas", insistió.

Y sobre sus proyectos de futuro, Contador sonríe: "Tendría que quitar alguno, porque lo que hagas tienes que hacerlo al cien por cien y ahora mismo tengo poco espacio para nuevos proyectos".

Francisco Ávila