EFEMadrid

Alex Corretja, Jordi Arrese y Albert Costa, los tres, excapitanes de Copa Davis, señalaron a EFE que el éxito de Rafael Nadal en el Masters 1.000 de Roma confiere al jugador balear la confianza suficiente para plantarse en París con la autoridad necesaria para atacar Roland Garros con garantías, porque llega en el momento justo.

"No necesitaba ganar en Roma para entrar como favorito en Roland Garros", dice Corretja convencido de que en la capital francesa la experiencia de Nadal y sus 11 títulos son una losa para los que aspiran a sucederle. "Ha vuelto a ser un golpe en la mesa de cara a sus rivales, por si alguien tenia alguna duda. Para su confianza, mejor imposible, y en el momento idóneo".

Corretja cree que después de nueve meses sin ganar un título, "la autoestima de Rafa ha crecido, y "psicológicamente el efecto ha sido muy importante".

No obstante, Alex considera que tanto "Rafa" como Djokovic no se han enfrentado al cien por cien físicamente. "París es el lugar, porque ambos tienen ahora tiempo para descansar, y 'Nole' llegó a la final de Roma algo fatigado, tanto mental como físicamente".

"Rafa es el jugador a batir a cinco sets. En la gira de tierra ha jugado todos los partidos que tenía que disputar menos tres, y eso le ha hecho llegar a Roma, algo más fresco, ha ganado con autoridad y eso le da mucha confianza".

Corretja cree que Nadal no tiene necesidad de ganar en París y que llegará sin fatiga, pero todo dependerá del sorteo. "Influirá mucho saber por que parte del cuadro van sus rivales. Tanto para el como para Novak. Los dos son superiores al resto pero con menos diferencia de años atrás. Han subido de nivel Thiem, Tsitsipas, y Wawrinka vuelve", apunta Alex.

Para Jordi Arrese, la clave de Rafa en Roland Garros es que al ser al mejor de cinco sets el manacorense "se suelta más y es más agresivo porque tiene más margen".

Cree el medalla de plata en los JJ.OO. de Barcelona que sus rivales ven a Nadal como una pared. "La gente lo ve muy duro, porque no son dos sets los que hay que ganarle, son tres. Y él se echa para adelante, juega más decidido y eso es muy importante", dice.

Arrese está seguro de que ganar en Roma "es lo mejor que podía haberle pasado" a Nadal. "Será un acicate, porque aunque no lo había hecho mal alcanzando cuatro semifinales antes esta temporada no venía con confianza, y eso le pasó factura con Fognini (en Montecarlo). Ahora tiene asumido que está ahí".

Jordi es contundente al afirmar que habría visto favorito a Rafa para París, "incluso sin ganar en Roma, porque es muy ambicioso, le gusta mucho competir y disfruta con ello. Le sucede también a Djokovic y a Federer, los tres son sobrehumanos".

Albert Costa, director de las Finales de Copa Davis y campeón de Roland Garros en 2002, incide que la confianza ganada en Roma será vital para Nadal. "La sensación es de que está jugando muy bien, que ha recuperado la confianza, y eso le hace ser el favorito para Roland Garros. Esto es un plus añadido, pero lo era ya antes", añade.

Costa cree que cuando Nadal llegue a París y comience a entrenarse en esas pistas sentirá "que ya ha ganado un torneo importante, y que se encuentra por tanto al máximo nivel".

"Además jugar a cinco sets le da tranquilidad. Otra cosa hubiera sido si hubiera perdido", dice, "su sensación hubiera sido diferente, y habría estado menos confiado a la hora de encarar luego los partidos complicados. Ahora está al nivel de cualquiera de los grandes".

"Para Rafa, Roland Garros es el objetivo principal de la temporada", dice Costa, que recuerda que allí tiene más presión que nadie. "Todo el mundo está pendiente de él, y eso los jugadores lo notamos. Pero Rafa lo ha ganado once veces, y ¿por qué no una más?", asegura Albert.

"El torneo está abierto, y sus rivales son Djokovic, Thiem, Tsitsipas y del Potro. Ellos le pueden hacer daño. Pero el tiene experiencia y calidad tenística, y su juego en Roland Garros se adapta a la perfección en ese torneo", añade.

Costa no se perdió la final de Roma y dice que con lo que se quedó fue con "las ganas, la fuerza y la ilusión" que vio en Nadal. "Lo demostró reaccionando en el tercero, estando motivado, se le ve clarísimamente", zanja Albert Costa.

Miguel Luengo