EFEDaytona Beach

Conforme se cumple el ecuador de la prueba de resistencia de las 24 horas de Daytona, el portugués Joao Barbosa del equipo Sampling Racing es líder de la categoría reina DPi a bordo de su Mustang, mientras que los brasileños Felipe Nasr y Pipo Derani del equipo Whelen Engenieering Racing compiten por la segunda posición a más de una vuelta de la cabeza de carrera.

Por su parte, el colombiano Juan Pablo Montoya del equipo Acura Team Penske ha ido perdiendo posiciones desde el inicio de la carrera en la que salió en la primera línea de la parrilla, situándose en sexto lugar.

Durante estas primeras 12 horas (07:30 GTM) de competición se han podido ver varios choques entre vehículos, aunque ninguno de gravedad, como el que ha sufrido el estadounidense Helio Castroneveses con su Acura que le ha obligado a abandonar la carrera momentáneamente cuando apenas se había cumplido la cuarta hora de carrera.

“Estaba tomándomelo despacio porque veía que había mucho tráfico. Es ridículo porque especialmente cuando le dices al tío tómatelo con calma, te dejaré pasar hay muchas horas, es simplemente frustrante”, comentó el piloto después del choque.

No obstante, el miembro del segundo equipo Acura Team Penske pudo volver a la pista, aunque la carrera ya está perdida para él y sus compañeros, ya que se encuentra 22 vueltas por detrás del líder de su categoría.

No tuvo tanta suerte el español Alex Riberas del equipo Heart of Racing, que, con su Aston Martin, colisionó con un Lamborghini a las seis horas de carrera en la curva previa a la recta de meta, y que le impidió continuar con la prueba.

También abandonó la competición momentáneamente el equipo de otro español, Albert Costa, que con su Lamborghini Huracán GT3 compite para el GRT Grasser Racing Team, y que tuvo problemas técnicos al inicio de la prueba pero que pudo retornar a la pista muy por detrás de la cabecera.

Riberas y Costa compiten en la categoría GT Daytona, mientras que el tercer español de la competición, Antonio García conduce en la categoría GTLM con su Chevrolet Corvette, el cual se ha mantenido durante muchas vueltas en la primera posición, pero que en el ecuador de la prueba cayó hasta el cuarto puesto.

Las cosas no pintan muy favorables para el piloto más laureado de la historia del karting español, que ya sabe lo que es alzarse con el Rolex de campeón de más de 15.000 dólares en esta pista, pero, como ya dijo pocos minutos antes de comenzar la carrera, la clave “estará en las últimas horas de la prueba”.