EFEMadrid

El español Lucas Eguibar, campeón mundial de boardercross y uno de los favoritos al oro olímpico en esa disciplina del snowboard (tabla de nieve) en los Juegos de Invierno de Pekín, el próximo febrero, explicó a EFE que "el circuito" que abrirá este fin de semana la Copa del Mundo de la modalidad en la estación de Secret Garden, que coincide con el de la cita olímpica, "está bien" y le "gusta".

"El circuito está mejor de lo esperado. Me gusta, aunque es muy sencillito; pero tiene muy buena pinta", explicó este jueves, en conversación telefónica con Efe desde China, Eguibar, asimismo ganador de la Copa del Mundo 2014-15 y doble medallista de plata (individual y por equipos), ante su afición, en los Mundiales de Sierra Nevada (Granada) de 2017.

"Estamos a unas tres horas de Pekín. Está bien, está cerca; aunque el otro día tardamos doce horas en llegar desde Pekín hasta aquí, por el tema de todos los controles, de las PCR's y todo eso", comentó 'Luki', nacido hace 27 años en San Sebastián (Guipúzcoa) y cuatro veces ganador en la Copa del Mundo, competición en la que esta temporada defenderán sus títulos la checa Eva Samkova y el austriaco Alessandro Hämmerle, ganador -de forma seguida- de los tres últimos Globos de Cristal.

"El circuito, al ser sencillo, nos obligará a hacer una buena estrategia de carrera; porque vamos a llegar todos abajo muy justos. Hay una zona bastante plana y se adelanta mucho. Hay que ver qué hacemos ahí. Pero sí, sí, sí: el circuito tiene buena pinta", explicó a Efe Eguibar acerca de la pista en la que se inaugurará este fin de semana la Copa del Mundo, que dentro de poco más de dos meses albergará la prueba olímpica.

"He estado probando sin forzar demasiado, viendo qué tal; porque tengo algunas molestias en la espalda", comentó el campeón vasco, que no será el único español en competir en China: también lo harán el ceutí de la federación andaluza Regino Hernández -bronce olímpico en PyeongChang (Corea del Sur), en 2018-; y otro donostiarra, Álvaro Romero, que este año capturó la medalla de bronce en el mundial junior de Krasnoyarsk, en Rusia.

"Mañana en la calificación ya veremos con más claridad cómo estamos, con respecto a los demás, porque tenemos el tiempo de todos, pero la gente ha hecho sus bajadas en grupo; y yo las hice solo, para no forzar la espalda. Y en grupo, obviamente, vas más rápido", apuntó a Efe desde China el oro mundial de boardercross, que en los Juegos Olímpicos de PyeongChang de 2018 fue abanderado del equipo español y que en Pekín será olímpico por tercera vez, ya que debutó en los Juegos de Sochi'14 (Rusia), en los que acabó séptimo (capturó diploma) tras ganar la final pequeña.

"Pero las sensaciones son buenas", afirmó 'Luki', que esta temporada tiene un nuevo técnico, el austriaco Mario Fuchs; y un nuevo 'skiman' (preparador de tablas), el esloveno Marko Mihic.

"Hoy nos hemos centrado en probar tablas y ceras y con Marko (Mihic) creo que lo tenemos todo bastante claro", indicó Eguibar. "Mañana tendremos que acabar de cuadrar; pero por mi parte, lo tengo claro", añadió.

"Voy poco a poco, para no forzar la espalda; a ver qué tal responde en competición; porque ahora mismo es la espalda lo que más me preocupa", explicó a Efe desde China, poco antes de que arranque la temporada, el campeón del mundo español de boardercross.

Adrian R. Huber