EFEMadrid

Un ejercicio de resistencia proporcionó el triunfo en el clásico al Real Madrid (2-1) que proporciona un cambio de tendencia en la puja por LaLiga que domina provisionalmente el conjunto de Zinedine Zidane a la espera de la visita del Atlético Madrid al Benito Villamarín de Sevilla.

El conjunto blanco, que eleva a trece el registro sin perder en la competición con once victorias y dos empates, salió reforzado del duelo ante el Barcelona, que tuvo el empate a última hora con un disparo al larguero, y que se marcha derrotado después de diecinueve encuentros sin perder.

Ocho victorias a domicilio seguidas reengancharon al conjunto azulgrana. Dos trayectorias, la del Barcelona y la del Real Madrid que reanimaron la puja por un título que arde en el tramo final.

El Real Madrid, que se postula como aspirante, deja a su rival dañado. Ha ganado los dos clásicos el equipo de Zinedine Zidane que se maneja a su antojo en los duelos contra el Barcelona.

En un solo punto quedan los tres primeros de la tabla a falta del compromiso del Atlético Madrid que puede elevar a tres la renta contra su vecino y cuatro respecto al Barcelona.

El duelo fue intenso, condicionado por una fuerte tormenta que atizó a los jugadores. La velocidad de Vinicius puso en evidencia a los visitantes y en dos zarpazos, un gol de Karim Benzema y una falta ejecutada por Toni Kroos, el Real Madrid cimentó su renta. Pudo marcar el tercero. Sentenciar. Mingueza estrechó las distancias en la segunda parte. Hubo ocasiones para los dos lados. Para redondear y para empatar. El Real Madrid resistió y el Barcelona no acertó. Giro a la tendencia.

El clásico acaparó la jornada pero la puja por el descenso se acentúa cada semana. El pelotazo del Huesca, que culminó su mejoría con su salida de la zona hacia la segunda división, avivó la pelea por la permanencia que se pone en cuestión para el Getafe, el Elche y en la que sigue metido el Alavés, que sumó un punto importante en San Mamés en el debut de Javi Calleja en el banquillo.

El Athletic se estrelló con un extraordinario Fernando Pacheco. Sigue en depresión el equipo de Marcelino que suma cuatro empates seguidos que no le llevan a ningún lado.

A la espera de su otra final copera, ante el Barcelona, el equipo rojiblanco, sigue sin salir del desánimo del título que se le escapó ante la Real Sociedad.

Acumula siete encuentros sin ganar el Athletic, lejos de Europa y también del descenso que amenaza al Alavés, que con el punto logrado sale de la cola, y preocupa igualmente al Getafe.

El cuadro madrileño perdió 0-1 ante el Cádiz con un tanto en propia meta de David Timor y acabará la jornada en una situación comprometida, a cuatro puntos del descenso y con un calendario complicado en el horizonte: Real Madrid y Barcelona esperan a los hombres de José Bordalás.

La desgracia del Getafe, antaño soñador de gestas europeas, contrastó con la alegría del Cádiz, que olvidó una semana complicada con su segunda victoria consecutiva. Sin duda, el cuadro gaditano acabará tranquilo la jornada tras lograr una renta de nueve puntos sobre las posiciones peligrosas.

El ruido mediático que provocó el supuesto insulto racista de Juan Cala al jugador del Valencia Mouctar Diakhaby la jornada anterior marcó la víspera del duelo de dos equipos que necesitaban la victoria para tomar distancia respecto a los puestos de descenso. A Álvaro Cervera no le tembló el pulso y utilizó de inició a Cala, que soportó la presión sin problema alguno.

Es ahora el Eibar el colista de la clasificación después de caer en Ipurúa ante el Levante que pone en entredicho la continuidad en el banquillo de su técnico Jose Luis Mendilibar. El tanto de De Frutos en el tiempo añadido de la primera parte alargó la penitencia del Eibar que no gana desde el 3 de enero. Doce partidos, ocho derrotas y cuatro empates.

El Huesca sale reforzado de la sesión. Con un doblete de Rafa Mir y un gol de Sandro venció al Elche. El equipo altoaragonés escapa cinco meses y medio después de una zona de descenso a la que cae el Elche.

Santiago Aparicio