EFEMadrid

El Atlético de Madrid solventó una difícil salida a San Sebastián al ganar a la Real Sociedad con un doblete de Álvaro Morata (0-2), con lo que anuncia al Barcelona batalla y niega rendición antes de tiempo.

Era condición indispensable para el conjunto de Diego Pablo Simeone vencer en Anoeta. De haber caído, LaLiga Santander hubiera estado ya sentenciada virtualmente a favor del Barcelona después de salir airoso de los clásicos del Santiago Bernabéu.

El triunfo rojiblanco le mantiene a siete puntos. La distancia es más que notable, pero ni mucho menos definitiva con doce jornadas por disputarse, más ante su gran competitividad.

No era este un compromiso fácil sobre el papel. La Real Sociedad de Imanol Alguacil llevaba ocho partidos sin perder, en franca progresión y pese a las bajas con las que encaraba el choque retaba al Atlético.

La escuadra de Simeone tuvo una magnífica puesta en escena, sabedor de su necesidad tras la victoria del Barcelona el sábado en Madrid. Y en media hora liquidó la contienda.

Dos acciones a balón parado, separadas por tres minutos (m.30 y m.33), ofrecieron a Álvaro Morata la oportunidad de lograr su primer doblete como rojiblanco y sellar un triunfo que sirve para avisar al Barcelona que aún tendrá que estar concentrado si no quiere ver peligrar un título que, no obstante, tiene bastante bien encarrilado.

El cuadro donostiarra, en el que volvió a lesionarse el brasileño Willian Jose, su máximo artillero, no tuvo recursos para revertir la situación, ni siquiera cuando Koke Resurrección fue expulsado por doble amarilla a los 62 minutos. El Atlético demostró su solvencia y vuelve con tres puntos de gran valor y metido aún en la pelea, todo lo contrario que el Real Madrid, que quedó a doce del Barcelona.

El Getafe no se cansa de soñar. Solo se habla de permanencia, pero el caso es que a estas alturas su cuarto puesto le sitúa, junto al Alavés, como las grandes sorpresas de la temporada.

En un duelo directo por Europa, en un choque de estilos, el conjunto de José Bordalás salió triunfante (1-2) del Benito Villamarín ante el Betis de Quique Setién, cuya situación, tras el amargor de las eliminaciones en la Liga Europa y en la Copa del Rey, se antoja complicada.

El uruguayo Leandro Cabrera (m.20) y Jaime Mata (m.44) rubricaron un magnífico primer tiempo del sólido Getafe. El Betis intentó la heroica, pero se quedó en el camino. Tan solo pudo acortar distancias con un tanto de Joaquín Sánchez (m.75).

La afición verdiblanca volvió a mostrar su disgusto con Setién ante el nuevo tropiezo de su equipo, que se queda octavo a un punto del Sevilla, al que podía haber adelantado. Mientras, el Getafe retiene el cuarto puesto que provisionalmente le había arrebatado el Alavés y aunque sea de puertas adentro el sueño europeo cobra cuerpo cada jornada.

El verdugo del Betis en la semifinal copera, el Valencia, cerró una magnífica semana con un triunfo de peso en otro clásico del fútbol español ante el Athletic (2-0), con lo que se instala séptimo, justo por delante -empatado- del equipo sevillano y a tan solo seis puntos de su gran objetivo, el cuarto puesto.

Fue un choque que definió un magnífico disparo de Rodrigo Moreno al comienzo del segundo periodo (m.49) y que cerró un tanto al final del francés Kevin Gameiro (m.89).

Y dada la igualdad reinante el Eibar se sitúa también en las cercanías de los aspirantes a Europa con un triunfo ante el Celta (1-0) que significó el adiós del portugués Miguel Cardoso como entrenador del conjunto gallego y la llegada de Fran Escribá.

El técnico luso, que reemplazó al argentino Antonio Mohamed tras la duodécima jornada, no ha conseguido enderezar el rumbo del barco vigués, cuya situación es muy complicada, con tan solo dos puntos de renta respecto al descenso.

En Ipurúa cuajó de nuevo un mal partido ante un Eibar que cada vez respira con más tranquilidad. Su insistencia y ambición, pese a que el hispano-brasileño Charles malogró un penalti (m.66), encontraron la recompensa al final con un gol a puerta vacía de Sergi Enrich.

La vigésimo sexta jornada se completará este lunes con otro duelo entre equipos que se afanan en alejarse más del peligro, el Leganés y el Levante.

José Antonio Pascual