EFEMontmeló (Barcelona)

"La confianza está intacta", intercede Carlos Sainz cuando otros señalan a McLaren por el doble 0 del madrileño en Silverstone. Ese escenario ahondó en sus penurias. Fue dos veces decimotercero en las dos últimas semanas y eso, no lo niega, le sabe a poco.

Ubicado en el undécimo puesto del Mundial de pilotos, Sainz expresa su "frustración y su cabreo" por haber dejado escapar "tantos puntos en las primeras cinco carreras". "Es algo que me fastidia", concede en un encuentro con medios españoles en la previa del Gran Premio de España, "y no estoy contento". "Son puntos que nadie me va a devolver. Están en la basura", refunfuña.

En el circuito de Barcelona-Cataluña confía, sin embargo, en recuperar las buenas sensaciones de antaño. Conseguir un buen resultado, según confiesa, relanzaría su rendimiento y le colocaría donde estaba al principio del curso, con aquella quinta posición en el Gran Premio de Austria. Hoy parece un espejismo, tras sus novenos puestos en los Grandes Premios de Estiria y Hungría y los decimoterceros de la doble cita británica.

Reconoce que el paso por 'boxes' es la principal "área de mejora", si bien defiende a su gente en McLaren. "El equipo está intentando hacer los mejores 'pit stops' posibles. Cada error ha sido diferente. Por un fallo en un sensor mecánico, por mala suerte de tráfico y por un error humano, que le puede pasar a cualquiera. Es verdad que estos errores me han costado muchos puntos", se lamenta.

Sainz espera que el Gran Premio de España "sirva para marcar un antes y un después a esta temporada" y para adentrarse en una tendencia positiva que le permita contrarrestar la mejora de Renault, Racing Point o AlphaTauri. Ferrari está también en esa lucha, por detrás de Mercedes y de Red Bull.

Esa igualdad obliga a McLaren a corregir sus dudas en la calle de garajes, un lugar que puede resultar decisivo para ganar o perder posiciones en carrera y, en consecuencia, valiosos puntos.

"Las paradas son tan importantes como la aerodinámica. Son segundos por vuelta", expone el madrileño, sabedor de que a él cada parada le está costando "mucho tiempo" y a menudo algún disgusto.

"Sé lo que cuesta ganar un segundo en pista y lo poco que me cuesta perderlo en 'boxes'", abunda.

Asegura que en McLaren todos están "empujando en la misma dirección", si bien la solución "no llegará de un día para otro". Pide, en todo caso, que esos tres segundos de las paradas en las prácticas se reproduzcan este domingo en Montmeló.

"El año pasado aquí no conseguimos ir bien por culpa del último sector, pero empezamos de cero y vamos a por el fin de semana con las mismas intenciones de terminar dentro de los puntos", advierte.

Carlos Sainz está dispuesto a cambiar su suerte en este Gran Premio de España. Compite en casa. Busca un trampolín.

Lucía Santiago