EFEBurgos

El español Ouassim Oumaiz, actual campeón de España absoluto de campo a través con 20 años, derrotó este domingo a todos los africanos en Atapuerca, considerado el mejor cross del mundo, que inauguraba el circuito mundial y en cuya categoría femenina repitió título la etíope Senbere Teferi.

El atleta de Nerja, que reaparecía cinco meses después de sufrir una fractura de estrés en el sacro, siguió el ritmo de los africanos y, pese a sufrir una caída en una curva del circuito del Parque Arqueológico, en el último kilómetro atacó para presentarse vencedor bajo la pancarta de meta.

A continuación llegaron los ugandeses Timothy Toroitich y Simon Ayeko y el eritreo Aaron Kifle.

Oumaiz, del club Cuevas de Nerja, se entrena en Madrid en el grupo de Antonio Serrano.

Hacía once años que no ganaba un español en Atapuerca, desde que lo hizo Alemayehu Bezabeh en la quinta edición, en 2008.

La carrera masculina comenzó como un calco de la femenina, con un ritmo muy alto marcado por un grupo de africanos que no daban tregua al resto de corredores.

En ese grupo se encontraba uno de los favoritos, Aron Kifle, acompañado por Thomas Ayeko, Timothy Toroitich y el español Ouassim Oumaiz Errouch, quien hizo un gran esfuerzo para mantenerse en la cabeza de carrera pese a una caída justo al final de la penúltima vuelta.

El propio Oumaiz intentó un cambio de ritmo, colocándose en cabeza seguido por los otros tres atletas. En los últimos metros Timothy Toroitich y Kifle sufrieron para no quedarse descolgados.

En los metros finales, el español atacó, llevándose claramente la victoria y siendo la gran sorpresa de este cross.

En la prueba femenina, el ritmo impuesto desde un principio por un grupo de cinco corredoras, entre las que se encontraba la favorita Senbere Teferi, marcó las primeras diferencias de la carrera.

Teferi, acompañada de Gloriah Kite, Eva Cheronu y Fikadu Zenebu aguantaron el ritmo sin ataques hasta que la vigente campeona, Teferi realizó un cambio de ritmo que rompió el grupo haciendo sufrir a sus compañeras.

La etíope protagonizó un ataque larguísimo que la dejó cerca de su cuarta victoria en la historia del Cross de Atapuerca, mientras que la segunda plaza estaba siendo muy disputada y finalmente se la adjudicó Cherono al adelantarse en los metros finales a Fikadu Zenebu.

Las españolas Teresa Urbina y Celia Antón terminaron la prueba en octavo y décimo lugar, respectivamente.