EFESpielberg (Austria)

El Gran Premio de Rusia de Fórmula Uno cambiará su sede y a partir de 2023 se disputará en las afueras de San Petersburgo, en lugar de en Sochi, según anunció este sábado la organización del Mundial de la categoría reina del automovilismo.

La prueba se disputará en el Autódromo Igora Drive, diseñado por el alemán Hermann Tilke y situado a 54 kilómetros de San Petersburgo, informó este sábado la F1 en el marco del Gran Premio de Estiria, que se disputa este fin de semana en el Red Bull Ring de Spielberg.

"Estoy encantado de confirmar después de intensivas reuniones de trabajo con nuestros socios rusos y después de una evaluación detallada de Igora Drive que la Fórmula Uno se correrá en ese asombroso circuito a partir de 2023", explicó el italiano Stefano Domenicali, Presidente y Director Ejecutivo de la Fórmula Uno, en un comunicado hecho público este sábado.

"San Petersburgo me ha impresionando y estoy convencido de que el Gran Premio de Rusia en Igora Drive será un evento increíble", añadió el mandamás de la F1.

El Gran Premio de Rusia, que debutó en 2014, se disputa habitualmente en el circuito del anillo olímpico de Sochi -sede ese año de los Juegos Olímpicos de Invierno- y este año albergará la decimoquinta carrera del Mundial, el último fin de semana de septiembre.

Sochi volverá a integrar el calendario el año próximo, antes de que el Gran Premio de Rusia pase a disputarse, a partir de 2023, en San Petersburgo.