EFEMadrid

La jueza de Competición de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Carmen Pérez, archivó la reclamación del Levante por presunta alineación indebida del Barcelona en la Copa del Rey por la entrada del recurso fuera de plazo y de acuerdo a resoluciones de otros órganos disciplinarios en iguales supuestos.

"La reclamación del Levente debe inadmitirse en razón de su extemporaneidad", resuelve la juez, quien recuerda que "el plazo para la presentación de la reclamación habría concluido a las 14 horas del viernes 11 de enero" y que el club valenciano dispone ahora de diez hábiles desde mañana para recurrir al Comité de Apelación.

En su argumentación, la juez indica que "el normal desarrollo de la competición exige que los interesados en la persecución de las infracciones de las reglas del juego o de la competición, entre las que se encuentran las alineaciones indebidas, legitimados para reclamar, lo hagan en un plazo breve, inmediato a los hechos, de modo que no se mantenga excesivamente abierta, desde un punto de vista temporal, la mencionada posibilidad de persecución".

"Se trata de un plazo que no coincide con el de la prescripción d el infracción, configurada como muy grave y por tanto sometida a un plazo de prescripción de 3 años", según la Ley del Deporte, el Real Decreto de disciplina deportiva y el reglamento disciplinario federativo.

La juez alude a pronunciamientos recientes ante iguales circunstancias del Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) y de los órganos disciplinarios de la RFEF, que han concluido que "aún habiéndose producido la alineación indebida, quedará automáticamente convalidado el resultado del partido si la reclamación "no se hubiera presentado dentro del referido plazo".

El Levante presentó esta mañana su reclamación por posible alineación indebida del Barcelona el pasado 10 de enero en el partido de ida de los octavos de final de la Copa del Rey, al incluir a un jugador suspendido, "Chumi", perteneciente al equipo filial.

Juan Brandariz Movilla, "Chumi", fue titular en dicho partido, en que luego fue sustituido por el francés Clément Lenglet (m.58) y el día anterior el Comité de Competición le había suspendido por acumulación de amonestaciones en el Barcelona B

El Levante ya ha anunciado que recurrirá ante el Comité de Apelación y de ver rechazada su reclamación podría acudir al Tribunal Administrativo del Deporte (TAD), en el que la decisión tendrían que tomarla los miembros que suplen a los cinco que deben abstenerse en los procedimientos en los que la RFEF sea parte.

El pasado diciembre la Comisión Directiva del Consejo Superior de Deportes (CSD) designó a los suplentes del TAD por la querella que la RFEF decidió interponer el pasado junio contra los integrantes del tribunal que adoptaron determinadas decisiones durante el último proceso electoral, culminado con la elección de Luis Rubiales el 17 de mayo pasado como presidente.

Dichas decisiones fueron aceptar el recurso de revisión que el anterior presidente del CSD, José Ramón Lete, planteó sobre la repetición total del proceso -elección de la asamblea general y del presidente- y ordenar un cambio de fecha en las elecciones por coincidir la fijada por la RFEF, 9 de abril, con la disputa del partido de liga Villarreal-Athletic, en respuesta a un recurso de Luis Rubiales.

En el primer supuesto el TAD siguió el dictamen del Consejo de Estado para que solo se eligiera al presidente y no a los miembros de la Asamblea. En el segundo, Rubiales pedía que se modificara la fecha de dicho encuentro y el TAD resolvió que se cambiara la fecha de las elecciones que se retrasaron del 9 de abril al 17 de mayo.