EFEMadrid

El sueco Perseus Karlstrom, medallista de bronce mundial, y la china Shenjie Qieyang, campeona olímpica en Londres 2012, inscribieron este domingo sus nombres como primeros ganadores del Gran Premio Madrid Marcha LaLiga, que nació en plena Gran Vía con un recorrido de 10 km en el marco del circuito mundial de World Athletics.

Karlstrom venció con la mejor marca mundial del año (38:42) después de lanzar un ataque en el último mil que dejó atrás al español Diego García Carrera, gran impulsor de la prueba y segundo aquí con un tiempo de 38:50 por delante del brasileño Caio Bonfim, que llegó a la meta medio minuto después que el vencedor.

Qieyang dominó la prueba de forma autoritaria a partir de mitad de recorrido. Nadie pudo seguirla cuando cambió en ese punto. Se impuso con un crono de 43:07, seguida de la peruana Kimberly García (43:37) y de la española Laura García Caro (43:50).

Organizada por el marchador madrileño Diego García Carrera (subcampeón de Europa de 20 km y sexto en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020), la prueba "sprint" (10 km) fue concebida para promocionar esta disciplina atlética en pleno "Broadway" madrileño, una avenida repleta de cines, hoteles y teatros que ejerce cada año un fuerte atractivo turístico para millones de personas.

Y el tiempo acompañó. Madrid disfrutó de un día soleado con una temperatura primaveral. Los espectadores, apostados en las aceras, podían ver de cerca a los marchadores de elite en pleno esfuerzo y, en un circuito de un kilómetro, duro por el desnivel, con partida y meta junto a la Plaza del Callao, tenían veinte oportunidades de hacerlo, bien fuera a la ida o a la vuelta.

Para los no avezados en la materia, el único inconveniente era la salida conjunta de hombres y mujeres, más de 80 marchando simultáneamente desde las 10.30 de la mañana. A partir de la segunda vuelta, entre el revoltijo de atletas yendo o viniendo, ya era difícil llevar la cuenta de la carrera.

Pero antes de la prueba de elite hubo un momento emotivo. Jesús Ángel García Bragado, campeón mundial de 50 km en 1993 y el atleta con más participaciones olímpicas de la historia (ocho), recibió el homenaje de su ciudad natal. Con 52 años, "Chuso" ha puesto fin a una larga carrera deportiva en la que obtuvo un oro y cuatro platas mundiales, una plata y un bronce europeos y un título de Copa del Mundo, entre otros logros. Recibió el trofeo 'Marca Leyenda', que desde ahora comparte con una leyenda, Usain Bolt.

"He pasado infinidad de veces por esta calle y nunca me hubiera imaginado que se pudiera cortar para hacer este evento de marcha, pero la mentalidad de Diego García Carrera, que llevaba años trabajando, ha sido fundamental", comentó el homenajeado en presencia del alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, para quien la Gran Vía, más que cortada, "está abierta al deporte".

Perseus Karlstrom resolvió marcar un ritmo rápido para romper desde la salida. Fue quien fue seleccionando el primer grupo y quien, a base de constancia, terminó doblegando a todos sus rivales. El último en ceder, Diego García, celebró su éxito envuelto en la bandera española, formando podio con Bonfim, otro medallista de bronce mundial.

El italiano Massimo Stano, campeón olímpico de 20 km, tuvo una presencia testimonial en los primeros metros de la prueba pero rápidamente desapareció de los primeros puestos. Venía de ganar los 35 km de Dudince y esta distancia de 10 se le quedaba muy corta.

La prueba femenina tuvo menos intriga. Pasado el ecuador, Qieyang metió la directa para marcharse en solitario en busca de la victoria. Quiso seguirla, al principio, Kimberly García, que venía en forma después de su victoria en Rio Maior, pero pronto hubo de resignarse al segundo puesto, precediendo a la onubense Laura García Caro.