EFEViena

El keniano Eliud Kipchoge, récord mundial de maratón (2h01:39), se ha mostrado este jueves en Viena tranquilo y confiado en que superará el reto de bajar de dos horas el maratón hecho a su medida que correrá este sábado en Viena.

"Intento estar calmado, esta marca significa mucho para mí y para mi continente, África, para dejar claro que no hay límites, que las fronteras las marca la mente", aseguró el fondista en rueda de prensa.

En caso de superar el reto y bajar de las dos horas, el récord no contará para la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) por las ayudas externas, como un vehículo cortavientos, un avituallamiento a medida y la rotación de las 41 'liebres', con las que contará.

El keniano, de 34 años insistió en que corre para entrar en la historia y para mostrar que el ser humano no tiene límites. Incluso antepuso derribar el famoso muro de las dos horas a su récord mundial, logrado el año pasado en Berlín.

"Correr en Berlín y en Viena son dos cosas distintas. En Berlín corrí y rompí un récord del mundo. En Viena corro para hacer historia", resumió Kipchoge, que ha renunciado a los Mundiales de Doha y a la Maratón de la capital alemana por este desafío.

Esta será la segunda ocasión en que Kipchoge intente ser el primero en correr un maratón por debajo de las dos horas.

El 5 de mayo de 2017, en el circuito italiano de Monza, Kipchoge ya corrió el maratón más rápido de la historia con una marca no homologable de 2h00:25.

Aquel fracaso le ha dado la experiencia necesaria para correr ahora con más confianza, porque sabe a lo que se va a enfrentar.

"Me siento más preparado y más confiado. He corrido a esa velocidad (para romper las dos horas) durante los pasado dos años, así que no es que me tenga que preguntar cómo lo voy a hacer", resume sobre los cambios respecto a 2017.

El maratoniano recalcó una y otra vez que su afán era la gloria deportiva y superar una barrera insuperable hasta ahora, y no él dinero. En ser una figura que inspira a toda una nueva generación.

"Corro para hacer historia, para avanzar, para mostrar que no hay limites a toda una generación en el mundo, espero que lo vean 3.000 millones de personas el sábado. No se trata de dinero, sino de correr, hacer historia y cambiar la vida de la gente", dijo.

La prueba, en la que correrá solo pero apoyado por 41 'liebres', tendrá lugar en el parque vienés del Prater, en un circuito completamente llano de 9,6 kilómetros, del que la inmensa mayoría del recorrido es recto.

Serán 4,3 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta. A ambos extremos hay dos amplias rotondas que han sido adaptadas para evitar cualquier desnivel.

El sábado será la carrera pero queda por determinar la hora de salida, con la horquilla temporal entre las 03.00 y las 07.00 GMT, debido a que es cuando se esperan mejores condiciones climáticas.

La ausencia de viento y lluvia, una humedad por debajo del 80 %, una temperatura ideal de entre 9 y 11 grados (aunque también es óptimo entre 7 y 14 grados a lo largo de toda la prueba) son las mejores condiciones para el desafío.

El atleta, de 34 años, sólo ha sido derrotado en una ocasión de un total de trece maratones -con un segundo puesto en Berlín 2013-, y ostenta el récord del mundo, con 2h:01:39, una marca que el etíope Kenenisa Bekele se quedó a 2 segundos de romper en el maratón de Berlín el pasado 29 de septiembre.