EFESevilla

El delantero marroquí Youssef En-Nesyri encabeza la tabla de goleadores de LaLiga Santander con doce tantos tras los tres (3-0) que logró el sábado ante el Cádiz, su segundo triplete esta temporada como sevillista, ambos en el Sánchez Pizjuán, donde ahora sonríe después del desconsolado llanto en el que rompió hace justo cuatro meses en Budapest en la Supercopa de Europa.

El Sevilla se medía el pasado 24 de septiembre en el Puskas Arena de la capital húngara al Bayern de Múnich en el partido que reunía al vencedor de la Liga Europa con el de la Liga de Campeones y el encuentro enfilaba la conclusión del tiempo reglamentario con empate a uno, recuerda este domingo el club hispalense en un informe.

En el minuto 87, En-Nesyri, que había salido por el neerlandés Luuk de Jong en la segunda parte, tuvo el 1-2 en su botas y dejar virtualmente sentenciado el choque y el título para el Sevilla, pero solo delante de Manuel Neuer, el meta internacional alemán le sacó una gran mano y evitó el tanto, con lo que el partido se fue a una prórroga y al posterior triunfo del conjunto muniqués (2-1).

El delantero, nacido en la ciudad marroquí de Fez hace 23 años, incluso tuvo en el inicio de este alargue otra ocasión de marcar pero se encontró con un palo, lo que aumentó su frustración y que a la conclusión del encuentro rompiera a llorar consciente de que había tenido la oportunidad de darle un gran éxito a su equipo.

El entrenador, Julen Lopetegui, y todos los componentes de la plantilla no duraron en acudir a consolar a un jugador roto que se había incorporado al equipo en el mercado de invierno de hace un año procedente del Leganés por una importante cantidad económica pero que sus números habían sido discretos hasta ese momento.

Tras esa Supercopa, primer partido oficial del Sevilla en la campaña 2020-21, el marroquí solo hizo un gol en los ocho primeros partidos, aunque fue fundamental porque supuso el triunfo en el Sánchez Pizjuán ante el Levante.

A partir de ahí, ha sumado quince goles en diecinueve partidos entre LaLiga, la Liga de Campeones y la Copa del Rey, lo que le ha convertido por el momento en el cuarto máximo goleador marroquí en la historia de la liga española.

Así, los números firmados en el Sevilla, sumados a los que logró en el Málaga y el Leganés, lo convierten, con 34 dianas, en el cuarto máximo goleador de su país en España tras delantero del Deportivo de La Coruña Mustafa Hadji (40 goles) en la época del 'Super-Dépor', el máximo artillero en la historia del Granada, Youssef El Arabi (43 goles), o del punta del Atlético de Madrid Larbi Ben Barek (58 goles) a mediados del pasado siglo.