EFELas Rozas (Madrid)

Cerrada la primera jornada de la Eurocopa 2020, España es uno de los nueve equipos sin gol, como Alemania, Rusia, Hungría, Croacia, Dinamarca, Turquía, Suecia y Escocia, todos quizá menos los conjuntos balcánico y germano fuera del foco de favorito que sí se le supone a la 'Roja', inigualable en posesión, pases y ataques una vez concluida la serie inicial.

Es llamativa tal sequía ante los datos ofensivos que presenta España en el global de los 24 conjuntos con un encuentro cada uno, sobre todo porque nadie ha dominado tanto el balón como él, con un 75 por ciento al que no se acerca ninguna selección. La más próxima es Portugal, nueve puntos por debajo, con un 66 por ciento.

Ni nadie ha propuesto (954) ni ha conectado (852) tantos pases como la selección española, por encima de todas. Las siguientes en ambos registros son Bélgica, que intentó 722 y entregó 647, y Alemania, que propuso 725 y acertó en 625. Hay un registro impactante en ese sentido: entre Jordi Alba, Pau Torres, Aymeric Laporte y Pedri han dado 435, más que quince selecciones al completo en la primera jornada del torneo, incluso que toda Francia: 371.

Bélgica y Holanda tienen un 90 por ciento de eficacia en el pase, un punto por encima de España, Alemania y Portugal, con un 89.

El conjunto de Luis Enrique también ha atacado más que ninguno. Sus 80 intentos ofensivos confirman el dominio y la ambición de España, mejor que todas las demás en ese aspecto en la primera fase (la siguiente es Italia con 73, aunque venció 3-0), pero también evidencian aún más la falta de concreción, contundencia y gol que demostró el pasado lunes ante Suecia, a la que lanzó 17 remates.

Cinco de ellos en dirección a la portería -un 29 por ciento nada más-, pero, entre todos esos números, descubre una ineficacia que se agranda cuando se compara con otros adversarios con el papel de favoritos como España. Por ejemplo, a Francia, con un único remate; a Bélgica, a la que le bastó con nada más cuatro disparos entre los tres palos para marcar tres goles, o a Inglaterra, que sólo necesitó dos para lograr dos tantos.