EFEZaragoza

La selección española de baloncesto inicia este viernes la última ventana de la primera fase de clasificación para la Copa del Mundo 2023 en la que recibirá en Zaragoza al combinado de Macedonia del Norte, con el objetivo de sumar una nueva victoria y de seguir mejorando.

Esta ventana del grupo G tendrá su continuidad el próximo lunes 4 de julio ya que el equipo de Sergio Scariolo se enfrentará a Georgia en Tiflis y se cerrará el jueves 7 en Riga (Letonia) frente a Ucrania, un partido que se jugará en terreno neutral y que corresponde a la ventana de febrero y que quedó aplazado por la invasión de este país por Rusia.

Tras sus victorias sobre Macedonia del Norte a domicilio (65-94) y en casa frente a Georgia (89-61) y Ucrania (88-74), España está ya matemáticamente clasificada para la segunda fase de clasificación para la Copa del Mundo 2023 en la que tendrá como rivales a Italia, Islandia y Países Bajos, del grupo H, y cuya primera ventana se disputará en agosto, en las fechas previas a la celebración del Eurobasket.

El hecho de que la clasificación para esa segunda fase ya esté certificada no debe llevar a engaño porque no está conseguido todo.

España debe seguir ganando cuantos más partidos mejor dado que en la siguiente fase se arrastran los resultados obtenidos en la actual ventana y, por lo tanto, le interesa llegar con el máximo de victorias posible porque eso le ayudará a entrar en una mejor posición en el grupo ante transalpinos, islandeses y neerlandeses.

Por ello, el conjunto español quiere continuar bien ante un rival que ha perdido los cuatro encuentros que ha disputado pero ante el que no se debe fiar.

Además de la importancia en sí de la victoria, los jugadores saben que se están jugando sus opciones de disputar el Eurobasket y eso hará que cada uno de ellos intente hacerlo lo mejor posible para demostrarle a Scariolo que tienen sitio en "la familia".

Con el aliciente de entrar en la mejor posición posible en la siguiente fase y el de ganarse un puesto para el torneo continental, los jugadores españoles deberían superar claramente a un rival que es la cenicienta del grupo para continuar invictos y seguir quemando etapas, con el objetivo de llegar en la mejor condición posible a la siguiente cita.

De hecho, en el partido jugado en terreno macedonio, el primero de esta fase, fue plácido para los de Sergio Scariolo que con un parcial de 7-29 en el tercer cuarto y con gran debut de Yankuba Sima (15 puntos y 23 de valoración) superaron con claridad a su rival (65-94).

El partido se disputa este viernes, a partir de las 19.30 horas, en el pabellón Príncipe Felipe de una capital aragonesa que siempre que la selección la ha visitado ha visto sus gradas ampliamente pobladas y que apunta a una buena entrada nuevamente.