EFERedacción deportes

Las selecciones de España, ganadora de las dos últimas ediciones del torneo, Francia, la vigente campeona olímpica, y Dinamarca, última campeona mundial, dieron un nuevo paso hacia las semifinales del Europeo de Hungría y Eslovaquia tras arrancar este jueves la segunda fase del campeonato con victoria.

Si en los triunfos de España, que se impuso por 23-29 a Alemania, y de Francia, que derrotó por 34-24 a los Países Bajos, jugador un papel fundamental los porteros Gonzalo Pérez de Vargas y Vincent Gerard, en la victoria (28-24) de Dinamarca sobre Islandia el protagonismo recayó en el joven lateral Mathias Gidsel, autor de nueve dianas.

A sus apenas 22 años Gidsel, que ya fue elegido mejor jugador de los pasados Juegos Olímpicos de Tokio, volvió a demostrar que está destinado a marcar una época en el balonmano mundial.

El joven jugador danés, que el próximo verano abandonará las filas del Gudme danés para enrolarse en el Fuchse Berlín, exhibió ante Islandia el inmenso catálogo de recurso que posee.

Desde fintas imposibles a eléctricas penetraciones, todo ello ejecutado a una velocidad de vértigo y con la máxima precisión, como atestiguó el único lanzamiento que Gidsel erró en todo el encuentro.

Un problema irresoluble para una selección islandesa, que mermada por la ausencia de jugadores clave como el lateral Aron Palmarsson, el portero Bjorgvin Gustavsson o el extremo Bjarki Elisson, ausentes de la cita por coronavirus, nunca pareció en disposición de impedir la victoria danesa.

Al igual que le ocurrió a los Países Bajos, la gran revelación hasta el momento del campeonato, que vio agravada la notable diferencia que existe entre los teóricos titulares y suplentes por las bajas provocadas por el coronavirus.

Ausencias que obligaron a incluir en la convocatoria a Gerrie Eijlers, el preparador de porteros, que llegó, incluso, a disputar unos minutos en los que detuvo hasta tres balones.

Sin embargo, poco pudo hacer el conjunto neerlandés, en el que el lateral Kay Smits parece que comienza a acusar el cansancio acumulado en el torneo, para contener a una Francia, que tras arrancar el choque con un contundente parcial de 5-0, manejo con ofició el resto del encuentro.

Una circunstancia que no impidió brillar al joven central Aymeric Minne, que cerró el choque con ocho dianas, y sobre todo a un Vincent Gerard, que con sus siempre oportunas paradas, no sólo impidió cualquier conato de sorpresa, sino que condujo a los "Experts" a una clara victoria (34-24).

Resultado que permitió a Francia igualar a Dinamarca con un total de cuatro puntos en la cabeza del grupo I, en el que Montenegro protagonizó la gran sorpresa tras derrotar por 32-26 a Croacia.

Un marcador incomprensible sin la actuación del guardameta Nebojsa Simic, que prolongó, como refleja el 40 por ciento de paradas con el que concluyó el duelo, el estado de gracia que ya le convirtió el pasado lunes en el héroe de la victoria sobre Eslovenia y que permitió al conjunto montenegrino alcanzar, por primera vez en su historia, la segunda fase de un Europeo.

Ronda a la que nunca ha faltado en todas las ediciones del torneo el conjunto español, que este jueves dio un nuevo paso hacia las semifinales tras doblegar por 23-29 a Alemania con una auténtica lección defensiva.

Un sobresaliente trabajo en el que jugó un papel fundamental el portero Gonzalo Pérez de Vargas, que cerró el choque con un total de dieciséis paradas, once de ellas en la segunda mitad.

Toda una exhibición que culminó el sensacional partido de un equipo español, que demostró el carácter y la madurez necesaria para sobreponerse a la bajas de última hora del lateral Joan Cañellas y el central Ian Tarrafeta, que se perdieron la cita tras dar positivo por coronavirus en las horas previas al inicio del encuentro.

El mismo problema que llevó a Alemania a afrontar la segunda fase con un equipo muy distinto al que arrancó el torneo, lo que no debe restar mérito al triunfo de los "Hispanos", que durante muchas fases del encuentro desplegaron el mismo juego que les llevó a coronarse campeones de Europa en las dos últimas ediciones del torneo.

Victoria que situó a los "Hispanos" como líderes en solitario del grupo II con un total de cuatro puntos, dos más de los que suman Suecia, que se impuso por 23-29 a Rusia, y Noruega, que apabulló por un contundente 31-42 a Polonia.

Un choque en el que pese a los nueve goles que firmó Sander Sagosen, que tan sólo falló un lanzamiento, no fue el máximo realizador del conjunto noruego, un título que recayó en el extremo Sebastian Barthold, elegido mejor jugador del encuentro, que anotó los diez lanzamientos que intentó.

Una efectividad que permitió a Noruega, bronce en el último Campeonato de Europa, dejar sentenciada la contienda (15-21) a la conclusión de la primera mitad.

Algo más tardo Suecia, la vigente subcampeona del mundo, en resolver su duelo con una selección, que lastrada por las bajas del extremo Daniil Shishkarev y, sobre todo, del lateral Sergei Kosotorov, que se perdieron la cita a causa de la COVID, se rindió (18-24) a falta de doce minutos para el final.