EFERedacción deportes

La selección española de piragüismo inauguró este sábado su medallero en la primera prueba de la Copa del Mundo de esprint, que se está disputando en Szeged (Hungría), con los oros de Marcus Cooper Walz y Rodrigo Germade en K2 500 y de Tano García y Pablo Martínez en C2 500.

Marcus Cooper Walz y Rodrigo Germade demostraron que el K2 se les da bien, aunque su máxima prioridad es el K4, una modalidad que sí será olímpica en los Juegos de Tokio.

"Estamos muy contentos por reencontrarnos con este resultado en la vuelta a la competición internacional después de tanto tiempo. Esto es un aliciente, es una motivación más. Estamos trabajando muy bien con vistas a Tokio. El camino que estamos siguiendo parece que va bien", dijo Rodrigo Germade en declaraciones facilitadas por la Real Federación Española de Piragüismo.

Por su parte, Marcus Cooper Walz comentó: "Es un gustazo estrenarse de esta manera, con un oro en el K2 500, que entrará en el programa olímpico para París 2024. Esta prueba a Rodrigo y a mí nos encanta".

En C2 500 salieron vencedores Tano García y Pablo Martínez, que celebraron una "victoria eufórica" en una distancia que también será olímpica en 2024.

"Nos sabe a oro, nunca mejor dicho. Ya decíamos hace dos días que acabamos de cumplir un sueño con la clasificación para los Juegos Olímpicos y ahora afrontamos esta Copa del Mundo con muchas ganas y entre comillas, con los deberes hechos, porque lo importante, a priori, era lo anterior", explicó Tano García.

Pablo Martínez subrayó: "Parece que la máquina no está cansada y hemos empezado con oro. Así que de momento, todo sobre ruedas. Ahora nos queda aún la semifinal del C2 1.000. A ver si nos metemos en esta final, que lo estamos deseando, ya que es la distancia en la que competiremos en Tokio. Estamos con muchas ganas, esperamos que la racha no termine".

Además, en la penúltima jornada de la única competición en la que toman parte la mayoría de los palistas clasificados para los Juegos Olímpicos, otras cuatro embarcaciones compitieron en sus respectivas finales.

La gallega Teresa Portela, que en Tokio se convertirá en la primera deportista española en acudir a seis Juegos Olímpicos, fue cuarta en la final de K1 200 (41:82), mientras que el abanderado de la delegación española y cuádruple medallista olímpico, Saúl Craviotto, terminó sexto (36:19) en la final de K1 200, en la que el gallego Carlos Arévalo, el titular de esta prueba en la cita nipona tras ganar todos los selectivos nacionales, lo hizo en la quinta posición (41:81).

La madrileña María Corbera, que acaba de clasificar para los Juegos el C1 200, fue sexta en su final (49:07).

Por otra parte, la extremeña Inés Felipe logró la clasificación en KL2 para los Juegos Paralímpicos de Tokio, tras terminar sexta.

La palista del Piragüismo Badajoz será la primera española que competirá en Paracanoe en unos Juegos Paralímpicos.

Inés Felipe (KL2) eleva a cinco el número de embarcaciones clasificadas por España. En Tokio también estarán Adrián Mosquera en VL3, Adrián Castaño en KL1, Higinio Rivero en VL2 y Juan Valle en KL3.