EFELondres

La Premier League, la EFL (organización que agrupa las divisiones inferiores) y la Federación inglesa se reunieron este viernes con Twitter para tratar los insultos vertidos contra futbolistas en la red social.

Esta reunión llega después de un encuentro previo que mantuvieron los clubes con responsables de la red social, a raíz de los insultos racistas que futbolistas como Tammy Abraham y Paul Pogba han recibido en las últimas semanas.

Pogba tuvo que hacer frente a insultos racistas en Twitter después de fallar un penalti contra el Wolverhampton Wanderers que le costó la victoria a su equipo, lo mismo que Abraham, por errar una pena máxima en la final de la Supercopa de Europa.

Estos son solo dos casos de los varios que se producen cada fin de semana en el país británico.

"La reunión ha sido productiva y positiva y nos ha dado la oportunidad, tanto a las autoridades como a Twitter de examinar algunos de los problemas específicos alrededor de este inaceptable comportamiento", explicó la Premier en un comunicado.

Según explicaron en la nota, todas las partes implicadas en el problema han aceptado continuar con las conversaciones en el futuro para acabar con esta lacra.