EFEMadrid

Inglaterra-Alemania y Bélgica-Portugal se presentan como los encuentros estelares de los octavos de final de la Eurocopa 2020, en la que siguen en liza los grandes favoritos y los principales aspirantes tras pasar, algunos de ellos, notables apuros.

Sin ir más lejos, germanos y lusos, defensores del título, estuvieron eliminados durante algunos minutos de la última jornada; Croacia, subcampeona del mundo, también lo estuvo al descanso del segundo encuentro ante República Checa, y tuvo que esperar al último para, con un triunfo ante Escocia, certificar su clasificación, algo parecido a lo que le pasó a su rival, España, que lo logró con una goleada sobre Eslovaquia.

La historia señala el choque de Wembley del martes entre Inglaterra y Alemania como el gran centro de atención de esta ronda de octavos. El templo del fútbol inglés albergará un duelo con sabor siempre especial.

Inglaterra ha encabezado su grupo sin alardes pero sin grandes problemas. Aunque su defensa parece no ofrecer las mayores garantías es una de las dos imbatidas del torneo, junto a Italia, y dos goles de Raheem Sterling, uno ante Croacia y otro ante República Checa, le han permitido progresar.

Gareth Southgate presenta un nutrido de jóvenes realidades del fútbol inglés con dosis de veteranía que encabeza un aún inédito Harry Kane, que tratará de reivindicarse ante la armada de Alemania, cuyo paso por el grupo de la muerte ha sido mucho más tortuoso.

Tras caer ante Francia, renació frente a Portugal y en el último choque contra Hungría rozó la tragedia. Tan solo un gol al final de Leon Goretzka le permitió salvar el 2-2 y la clasificación como segunda del grupo por mejor diferencia respecto a Portugal, que se encontrará el domingo en La Cartuja sevillana con otra de las grandes favoritas, Bélgica, que cuenta sus partidos por victorias.

El conjunto de Roberto Martínez ha conseguido que su gran figura, Kevin de Bruyne, que se lesionó en un choque con el germano Antonio Rudiger en la final de la Liga de Campeones, esté ya en perfectas condiciones. Eden Hazard también progresa adecuadamente. Están ratificando los 'diablos rojos' su condición de aspirantes y su sueño es que esta Eurocopa sea la del salto definitivo a la lucha por un gran título, algo que no logran desde que alcanzaron la final de la edición de Italia 1980.

La selección lusa sobrevivió también con cierta zozobra en el grupo de la muerte para seguir defendiendo su corona. Su inicio esperanzador ante Hungría sufrió un apagón con la clara derrota contra Alemania, pero los retoques que hizo Fernando Santos en el once para el último partido contra Francia le dieron sus frutos y el empate les metió en la fase de eliminatorias.

El 2-2 del Puskas Arenas le reportó a Francia, la campeona del mundo, un cruce a priori más asequible. Aunque Suiza tiene más fútbol de lo que se parece y se supone se está encargando en los últimos tiempos de demostrar que es una selección competitiva. No obstante, tiene que romper barreras en los momentos de la verdad.

Tras sobrevivir en el alambre y acabar con el sufrimiento en sus últimos partidos ante Escocia y Eslovaquia, Croacia y España se encontrarán en el Parken de Copenhague con Luka Modric y Sergio Busquets, un duelo que se ha repetido tantas veces en las competiciones españolas en los clásicos, al mando de las acciones.

Ambos se conocen bien, han coincidido últimamente en varias ocasiones y se presenta un encuentro difícil para ambos. España, la reina de la posesión y del pase, 'descorchó el cava' del gol por fin ante Eslovaquia, y los Modric, Perisic y compañía acabaron con las dudas de los ajedrezados.

República Checa, abanderada por el artillero Patrik Schick, ha dado buenas vibraciones para pasar como tercera y retar ahora a Países Bajos, máxima goleadora de la primera fase con ocho tantos, con uno más que Italia, la que mejores sensaciones ha dejado, que se enfrentará a Austria tras lograr los centroeuropeos superar por primera vez en su historia la fase de grupos.

El fútbol europeo parece haber recuperado a neerlandeses e italianos tras quedarse fuera de las anteriores grandes competiciones, principalmente el Mundial de Rusia, pero lo deben refrendar en estos partidos a vida o muerte.

Los octavos se abrirán el sábado a partir de las 18.00 horas en el Johan Cruyff Arena de Amsterdam con el encuentro entre País de Gales y Dinamarca, y se cerrarán el martes en Hampden Park (Glasgow) a partir de las 21.00 con el partido Suecia-Ucrania.

Gareth Bale y Aaron Ramsey son las figuras de los 'dragones' galeses, cuya principal virtud, no obstante, es el bloque y el saber a qué deben jugar, conocedores de sus virtudes y limitaciones, y sueñan con repetir el éxito de 2016, cuando se convirtieron en la gran revelación al llegar hasta la semifinal.

Dinamarca, reflotada en el último encuentro tras superar el 'shock' del problema médico de Christian Eriksen, está en disposición de confirmar los pronósticos de ser esta vez la revelación.

Suecia, a la postre primera del grupo E por delante de España gracias a un gol en la prolongación de Viktor Claesson ante Polonia, sigue siendo un cuadro rocoso, como demostró en el Mundial de Rusia -alcanzó los cuartos- y peligroso en ataque, pero tendrá que tener mucho cuidado ante Ucrania, que visitará los octavos por vez primera al ser la cuarta mejor tercera de grupos.

Oleksandr Zinchenko, Ruslan Malinovskyi, Andriy Yarmolenko y Roman Yaremchuk, pero sobre todo la ambición que ha insuflado el técnico Andriy Shevchenko, una figura del fútbol mundial, anuncian batalla en Glasgow.

= Programa de octavos de final (Hora CET):

. Sábado 26-jun

18.00 GALES - DINAMARCA (38) (Amsterdam)

21.00 ITALIA - AUSTRIA (37) (Londres)

. Domingo 27-jun

18.00 PAÍSES BAJOS - REPÚBLICA CHECA (40) (Budapest)

21.00 BÉLGICA - PORTUGAL (39) (Sevilla)

. Lunes 28-jun

18.00 CROACIA - ESPAÑA (42) (Copenhague)

21.00 FRANCIA - SUIZA (41) (Bucarest)

. Martes 29-jun

18.00 INGLATERRA - ALEMANIA (44) (Londres)

21.00 SUECIA - UCRANIA (43) (Glasgow)

José Antonio Pascual