EFESevilla

El remero andaluz Javier Reja, que este jueves ha sellado su clasificación para los Juegos Paralímpicos de Tokio en la clase PR1 de 'scull', ha manifestado su "satisfacción" por un resultado que esperaba, ya que llegaba "muy bien de preparación, pero era una incógnita cómo estaban los demás".

La regata preolímpica celebrada en Varese (Italia) era su "primera prueba internacional en remo adaptado", lo que hizo que la abordase con "algunas dudas", aunque estaba "aparentemente más fuertes que los demás".

"En la final he salido a morir y luego, cuando me he visto con un par de barcos por delante, me he limitado a aguantar el ritmo y esperar alguna reacción. La estrategia en este sentido es muy distinta al piragüismo, porque aquí ves a tus rivales de cara y puedes controlarlos. He disfrutado mucho", ha señalado a EFE el atleta del Club Náutico de Sevilla.

Javier Reja ha relatado que, a medida que pasaban los metros, se ha ido creciendo a pesar de que "el bielorruso -Maksim Miatlou, segundo clasificado- ha apretado más que en la regata previa", por lo que ha "tardado algo más en despegarlo e iba más nervioso".

El remero español está deseando "competir con los buenos en el Europeo para ver a qué nivel" está, ya que en el campeonato continental se medirá "al ucraniano, el inglés, el israelí y el alemán, que también están por debajo de los diez minutos -él ha parado hoy el reloj en 9:51.04-, aunque cada regata es diferente y una vez en competición puede pasar de todo".

Una vez asegurada su participación en Tokio 2020, Javier Reja también espera "poder sacar también en mayo en Hungría el billete" para los Juegos Paralímpicos en piragüismo, una disciplina en la que tiene más experiencia.