EFEMadrid

Joel González, doble medallista olímpico en taekwondo, dijo hoy adiós a la competición "con ganas de parar el tiempo" y "con miedo al hueco que pueda haber detrás de esto", pero dispuesto a buscar "el mismo éxito en la vida profesional que en la deportiva".

González se retira a los 31 años con una medalla de oro en -58 kilos en los Juegos de Londres 2012 y otra de bronce en -68 en los de Río 2016, pero también con dos oros y una plata mundiales y dos oros y un bronce europeos.

En un acto de despedida en la sede del Comité Olímpico Español (COE), González dijo que "ya tocaba" retirarse.

"En la final olímpica quise que el tiempo se parara porque no sabía si iba a vivir otra vez algo así. Hoy siento lo mismo. Me da miedo el hueco que pueda haber detrás de esto", afirmó el deportista catalán.

González, licenciado en Criminología, autor de una tesis sobre el fraude deportivo, ha trabajado con LaLiga y la UEFA y quiere probar por ese lado en su futuro profesional.

"Tengo muchas cartas encima de la mesa, tengo que ir descubriéndolas una a una y empezar una partida nueva. Intentaré llegar al éxito en mi vida profesional como he hecho en la deportiva", apuntó, emocionado.

González se acordó en el momento de la despedida de "los suplentes olímpicos", sin los que no habría "ganado nada".

"Ellos no ganaban, pero me ayudaban a mí. Han luchado conmigo por lograr un sueño que era mío", dijo.

González afirmó que el deporte le ha hecho "ser una persona de los pies a la cabeza" y mencionó como su mejor recuerdo el bronce de Río 2016.

"Con 22 años te crees invencible. Pero me rompí la rodilla, tuve que parar, y llegar a los Juegos casi sin poder correr y salir con un bronce me enseñó que si eres constante y lo luchas, los palos no duelen tanto", señaló.

La última etapa de la carrera del taekwondista de Figueras ha estado marcada por las lesiones. Aunque su intención era luchar por la clasificación para los Juegos de Tokio 2020, no logró plaza en el preolímpico que repartía los últimos cupos.

Se planteó entonces prolongar su trayectoria hasta el próximo Mundial, un objetivo que queda descartado con este anuncio de retirada.

En el acto de su despedida estuvo acompañado por su familia y por los presidentes del COE y de la Federación Española, Alejandro Blanco y Jesús Castellanos.

Blanco habló de González como de "una leyenda" del deporte español.

"El taekwondo español y mundial no puede prescindir de ti. Te pido que no lo dejes de lado. Esto no puede ser una despedida porque eres taekwondo puro. No hay nada que no hayas ganado", afirmó.

Castellanos se refirió a "la perfección" del ciclo olímpico 2012-2016: "Fue dos veces campeón de Europa y del mundo y oro olímpico. Aquel oro fue algo glorioso. El taekwondo español siempre estará en deuda con él. Los petos electrónicos, el video, estaban hechos para él. No perdió ni un combate".

"Esto no es un final", coincidió. "La federación tiene la puerta abierta para ti", dijo.