EFEMadrid

La Quiniela, apuesta deportiva de gran predicamento en España, cumplirá este miércoles, 22 de septiembre, 75 años de vida con la satisfacción de haber repartido mucho millones por el camino.

Una fecha como ésta, pero del año 1946, fue la que pasó a la historia como génesis gracias a un boleto de siete partidos al precio de dos pesetas. La dinámica entonces consistía en pronosticar el resultado en goles de esos choques, asignándose más o menos puntos en función de la exactitud. Se jugaron un total de 38.530 participaciones, siendo 62 de ellas premiadas. El montante más alto fue para dos personas que cobraron 9.603 pesetas.

Arrancaba entonces un tren al que se han subido en lo sucesivo varias generaciones, las cuales han ido de la mano con los cambios experimentados. De todos ellos quizás el más importante fue la introducción del sistema 1X2 sobre catorce enfrentamientos en el año 1948.

En ese momento el premio pasó a asignarse a los máximos acertantes en las categorías de 14 ó 13 aciertos, siendo de 13 ó 12 si no había de 14. La recompensa para quienes sacaran 11 no llegaría hasta 1961.

Aquella estructura sería la base sobre la que pivotaría el resto de la historia de este juego, si bien aún existía un margen de maniobra para la revolución. Esta llegaría abanderada principalmente por el 'pleno al quince', que reclamó su lugar de honor en el año 1988.

Aquella modificación llegó para quedarse y únicamente en dos temporadas desapareció de la lista de choques que tenían el privilegio de poner a prueba a los apostantes alrededor de todo el país.

No ha sido, sin embargo, la última ya que el formato ha sabido acoplarse a las nuevas corrientes y a los avances sociales que se han producido. Es por ello que de manera progresiva surgieron los métodos de reducidas y condicionadas, la venta por internet o la recompensa para los diez aciertos que se instauró en el 2003. Incluso se ha ido abriendo paso al fútbol femenino desde que el 1 de octubre de 2017 se introdujera en el pleno al 15 un partido entre el Atlético de Madrid y el Athletic Club.

En cuanto al récord de dinero ingresado por un boleto, este honor lo tuvo uno que fue sellado en el Despacho Receptor nº 75.515 de Reus (Tarragona) en la jornada del 2 de octubre de 2005. Su poseedor se embolsó 9.089.888,93 euros.