EFELima

La motociclista española Laia Sanz manifestó hoy su entusiasmo por participar en el Desafío Inca, en Perú, su primer rally desde abril, donde correrá por las mismas dunas sobre las que se celebrará el Dakar 2019.

La catalana explicó que la arena del desierto de Ica, donde se desarrollarán las tres etapas del rally, del 14 al 16 de septiembre, "es muy diferente a la de otros sitios, de modo que será un muy buen entrenamiento".

"La misión es seguir mejorando y aprendiendo; entrenar para el Dakar, que es el verdadero objetivo del año, por lo que no me marco ninguna posición como objetivo", indicó Sanz.

"Aquí habrá mucho nivel, porque correrán el top 25 del Dakar, así que hay que mentalizarse y no tener ansia por lograr un buen resultado. Se trata de hacer un buen entreno, coger forma de cara al Dakar, entrenar la navegación y adaptarme a la arena que encontraremos aquí", añadió.

Sanz comentó que se reservó para el Desafío Inca y decidió no competir en la Ruta 40 ni en Atacama, los dos rallys previos que se disputaron en agosto en Argentina y Chile, respectivamente.

"Me hubiera pasado una temporada muy larga haciendo carreras, algo que no creo que fuera lo más beneficioso para mí. De este modo, he podido entrenar bien en casa, sin arriesgarme a una lesión en la parte final de la temporada antes del Dakar, especialmente porque Atacama es una prueba bastante peligrosa", argumentó.

La motociclista aprovechó ese tiempo para participar en el Erzberg Rodeo (Austria) y en pruebas del campeonato de Enduro de España a modo de entrenamiento, además de en las 24 horas de Barcelona el pasado fin de semana, donde resultó ganadora con un Cupra TCR.

Sanz ha completado las ocho ediciones del Dakar en las que ha participado, de 2011 a 2018, y es la mujer que más alto ha llegado en la categoría de motos, al terminar en la novena posición en 2015.