EFEZaragoza

El presidente del gobierno aragonés, Javier Lambán, ha lamentado la "falta de respeto institucional" del gobierno catalán al plantear una reunión bilateral en Balaguer (Lérida) en condiciones "no tolerables", y ha advertido a la Generalitat que "sin Aragón no habrá Juegos Olímpicos de Invierno".

Lambán ha comparecido este viernes ante los medios para explicar los motivos que le habían llevado a decidir el aplazamiento de la reunión convocada para hoy con su homólogo catalán, Pere Aragonés, un encuentro, ha subrayado, que lejos de suponer un avance hacia la candidatura olímpica hubiera sido un "nuevo obstáculo".

Ha comentado que tenía previsto acudir a la reunión en Balaguer para restablecer las relaciones con Cataluña, seis años después del último encuentro mantenido, "con el ánimo de conseguir" un posicionamiento conjunto respecto a la candidatura a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030, en línea de la posición del Gobierno de España y del Comité Olímpico Español (COE) a favor de una candidatura conjunta de todo el Pirineo y en "pie de igualdad".

"Pensé hasta ayer que todo estaba razonablemente aceptado, pero a partir de las 12 de la mañana empezamos a constatar que las cosas no iban a transcurrir así", ha dicho Lambán para referirse a la decisión del Gabinete de Pere Aragonés de evitar una comparecencia conjunta y que, una vez acabada la reunión, se le "facilitaría un micrófono" mientras Aragonés "continuaba con su agenda".

La confirmación de esta situación, que a su juicio supone "una falta de respeto hacia Aragón y a sus instituciones absolutamente intolerable que evidencia una nula voluntad de llegar a acuerdos", le fue confirmada poco después tras la conversación telefónica mantenida entre los jefes de gabinete de ambas presidencias.

"Si las declaraciones de Laura Vilagrá (consejera de Presidencia de la Generalitat) ya eran desalentadoras al considerar que Aragón debía de tener una presencia subalterna y residual en la candidatura, las del jefe de gabinete de Aragonés fueron todavía más radicales y desalentadoras", ha añadido Lambán.

Tras conocer esta posición envió un mensaje al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y entabló una conversación telefónica con el presidente del COE, Alejandro Blanco, para informarles de su decisión, tras lo que llamó a su homólogo catalán para expresar su voluntad de reanudar las relaciones institucionales.

El presidente aragonés ha insistido en que la voluntad de su Gobierno es la de continuar trabajando por la candidatura bajo la dirección técnica del COE, y con la confianza en que el encuentro con la Generalitat se produzca en próximas fechas y, ha subrayado, "sirva para avanzar".

"Más allá de la posición manifestada desde la Generalitat, tengo la obligación política de seguir pensando que existen posibilidades de organizar esa candidatura", ha manifestado el dirigente aragonés, quien ha destacado que la comisión técnica constituida para estudiar la candidatura continúa con sus trabajos.

Ha recordado a su homólogo catalán que la agenda de la candidatura la marca el COE, y que los "problemas" surgidos no los plantea Aragón sino Cataluña, que "tiene que aceptar las reglas para que todo salga bien".

Lambán se ha mostrado convencido de que la "presión interna" ejercida por una parte del empresariado catalán y por las instituciones del Valle de Arán y otras zonas a favor de una candidatura conjunta de todo el Pirineo podría facilitar un cambio de posición por parte de Pere Aragonés.

"Si Aragón tiene que estar en una posición subalterna en la organización de los Juegos, Aragón no estará, y si Aragón no está no habrá olimpiadas de invierno", ha concluido, toda vez que se ha mostrado convencido de la mayor experiencia existente en esta comunidad en relación a la organización de este tipo de candidaturas.