EFEMadrid

La fase final de la Liga Endesa, en la que los doce mejores equipos de la temporada se disputarán el título, arrancará el 17 de junio en Valencia con los derbis Barça-Joventut y RETAbet Bilbao-KIROLBET Baskonia, además del Iberostar Tenerife-Unicaja, anunció el presidente de la ACB, Antonio Martín, en el programa 'Elegidos' de Movistar+.

El orden y horario de los partidos, que serán a puerta cerrada, se fijará en próximas fechas, aunque adelantó que se jugarán tres encuentros por jornada a las 15.30, 18.30 y 21.30 horas entre el 17 y el 26 de junio. En esos días, cada equipo tendrá que disputar cinco partidos en busca de una plaza para semifinales, a las que accederán los dos primeros de cada grupo.

El jueves 18 se pondrá en marcha en el Pabellón de La Fuente de San Luis el Grupo B con los enfrentamientos MoraBanc Andorra-Valencia Basket, Real Madrid-Herbalife Gran Canaria y Casademont Zaragoza-San Pablo Burgos.

"Estamos contentos porque algo que parecía prácticamente imposible hace veinte días y por lo que algunos nos tachaban de locos por aguantar el tirón pues poco a poco se va haciendo realidad y cada día más contentos y con la esperanza de que todo salga bien", explicó Antonio Martín.

Admitió que lo que definió como una "pretemporada" extraordinaria que están llevando a cabo en los despachos para organizar el torneo está siendo "larga y durita", aunque reconoció que "no tiene nada que ver con el esfuerzo que hacen los jugadores en todos los sentidos".

También señaló que se contará con un centro médico avanzado en la ciudad deportiva de La Alquería con el objetivo de "intentar disminuir cualquier situación de riesgo para los jugadores" donde se podrán hacer resonancias magnéticas, radiografías, ecografías y que también contará con fisioterapeutas y laboratorio de análisis, además de otras especialidades como la odontología por si alguien requiriese alguno de estos servicios.

"Se trata -continuó- de evitar en la mayor medida posible que un jugador o cualquier miembro de alguna de las expediciones deba desplazarse a un hospital y pueda ser atendido y tener los resultados de las pruebas, del tipo que sean, sin salir de ese circuito libre de coronavirus que estamos montando en Valencia".

Durante las dos semanas de competición se seguirá un protocolo sanitario en cada una de las estancias que es el que recomendaba el CSD y el que han elaborado los propios médicos de la ACB. Dicho documento prestará especial atención a los niveles de desinfección y vigilará el tráfico de personas en las instalaciones deportivas con el establecimiento de zonas verde, azul y roja y negra.

Ademas, cada equipo contará con su propio vestuario y su pista de entrenamiento y se controlará al máximo el flujo de personas y acreditaciones para impedir que nadie acceda a donde no está permitido. "Es como vamos a crear esa burbuja, y en los hoteles, mas allá de que ellos tienen su propio protocolo de seguridad contra el coronoavirus, hemos ayudado un poco a aumentarlo", apuntó el presidente de la ACB.

También se refirió a la reunión que mantuvo días atrás con un grupo de unos cuarenta jugadores de las doce plantillas y que consideró "superprovechosa" porque les permitió escuchar de primera mano sus inquietudes y preocupaciones y resolver las dudas que les plantearon.

En dicha encuentro, al que también asistió el equipo médico que ha estado asesorando a la ACB en las últimas semanas, se explicó a los jugadores algunos detalles de cómo será la concentración durante la fase final, entre los que citó las medidas adoptadas para que la competición sea lo más llevadera posible tras dos meses de confinamiento en casa.

"Hemos conseguido que haya zonas de esparcimiento con control para que su vida no se ciña solo a su habitación, comedor y al pabellón, sino que tengan zonas para ellos y alguna será muy divertida, para intentar que lleven una vida muy parecida a la que tendrían si no estuviésemos sufriendo este COVID-19", adelantó Martín.

En este sentido, destacó la buena voluntad de los jugadores para colaborar con la ACB siempre que hubiera un marco de seguridad sanitario alto "porque a pesar de que estamos en un momento de desescalada muy importante, para nosotros bajar la guardia ahora sería lo peor y lo más peligroso que podríamos hacer y eso es lo que le hemos transmitido".