EFEBarcelona

En el seno de La plataforma 'Més que una Moció', formada por los impulsores del voto de censura contra Josep Maria Bartomeu y su junta directiva, existe "cierta inquietud" ante "los rumores con posibles fraudes o conductas irregulares durante la recogida de firmas porque se pone en duda el comportamiento del socio del Barcelona", según comentó uno de sus portavoces, Marc Duch.

Sin embargo, durante la rueda de prensa telemática celebrada este lunes puntualizaron que no tienen "ninguna duda de que los trabajadores del club actuarán de manera correcta durante la validación de las firmas".

Este proceso empezará mañana martes una vez se haya constituido la Mesa de Validación, formada por dos responsables del Barcelona, uno de la Federación Catalana de Futbol, Josep Maria Vallbona, y dos de los impulsores de la moción, el precandidato Jordi Farré y Josep Triadó, alcalde de Premià de Dalt.

A partir de entonces, la Mesa tendrá 10 días hábiles para llevar a cabo la validación de las 20.687 firmas. El voto de censura necesita 16.521 válidas para que se celebre un referéndum.

"El club no ha aceptado nuestra petición de dos interventores adicionales porque no se contempla en los Estatutos del club. Pero sería idóneo que la Mesa de Validación negociara la posibilidad de que pudiesen haber más interventores. Tenemos esta esperanza", explicó Duch.

Además, consideró que el proceso de validación tiene que ser "como ha sido siempre", es decir: "analizar los aspectos formales de la papeleta y tan solo llevar a cabo un análisis con más exhaustividad en las que puedan haber dudas".

Esta afirmación se produjo después de que trascendiera que el club azulgrana podría llamar telefónicamente a todos los socios firmantes para hacer la comprobación.

Por último, Duch pidió al club "que sea diligente y que cada día informe sobre cuántas papeletas han sido analizadas y, de estas, cuántas son válidas y cuántas inválidas".