EFESevilla

Luis Enrique Martínez, el seleccionador español, ya divisa a menos de 24 horas el partido decisivo frente a Eslovaquia por avanzar a los octavos de final de la Eurocopa 2020, al que mira con un "7 en preocupación", "un 10 en convencimiento" y la sensación de que su equipo es "como una botella de cava a punto de descorchar" y, en cuanto lo logre, desatará su "mejor versión".

"Tengo la preocupación lógica que te da el ver que mereces más y no llegas al resultado. Y como aquí no vivimos del aire y no soy ingenuo, sé de qué pie se cojea, de preocupación estoy en un 7. Pero me tengo que centrar en lo que puedo controlar, que es motivar y sacar lo mejor de mis jugadores. En eso es en lo que estoy", afirmó durante la rueda de prensa en el hotel de concentración en Sevilla.

"Y estoy al 10 de convencimiento. Tengo la sensación, y es un 'feeling' personal que he intentado defender desde el principio, pero sigo teniendo, que es como la botella de cava que está a punto de descorchar. No la hemos descorchado en los dos primeros partidos. Creo que en cuanto la descorchemos, hagamos un partido completo y consigamos una victoria holgada para generar confianza va a salir de nuevo nuestra mejor versión", enfatizó el entrenador.

"Nos jugamos lo que nos jugamos, que es simplemente pasar de ronda, y luego, cuando se consiga o no, se hará la reflexión que corresponda en cada momento. Nos jugamos como la mayoría de equipos en esta Eurocopa, que llegan a la tercera jornada con posibilidades de acabar primero, segundo, tercero o incluso cuarto", recalcó.

"Queremos hacer un buen partido mañana, volver a dominar las cosas que podemos controlar dentro del terreno de juego, las futbolísticas, y mejorar la finalización y la consecución de goles. Ese es el objetivo", apuntó Luis Enrique, cuya selección necesita la victoria para no depender de nadie y clasificarse para los octavos.

Es la obligación que se ha impuesto ella misma por sus dos empates, primero contra Suecia (0-0) y después contra Polonia (1-1). En el proceso de asumir la frustración del 1-1 hasta el duelo definitivo que aguarda este miércoles en el estadio de La Cartuja de Sevilla, Luis Enrique ha visto "bien" a su equipo.

"Además, el 'feedback' que me da cuando entrenamos es muy claro. No creo que haya nadie en el planeta fútbol que pueda decir que hayamos sido inferiores a Suecia y Polonia. No hemos sido superiores en el marcador, pero sí en todas las cosas que consideramos importantes. Y es el objetivo también ante Eslovaquia", valoró.

"Nos va a plantear un partido muy defensivo. Lo creo porque a ellos les vale el empate y porque es un bloque que se cierra muy bien, que tapan todos los pasillos centrales con un número de jugadores interesante y son fueres en esas situaciones de centro y remate. Vamos a necesitar de todo el apoyo de La Cartuja y vamos a intentarlo por todos los medios", remarcó.

BUSQUETS ESTÁ "MUY BIEN"

No dio "pistas" sobre la alineación titular de este miércoles. Sí confirmó que los 24 futbolistas están "disponibles" para el duelo, incluido Sergio Busquets: "Está muy bien. Está igual que el resto de compañeros. No lo quisimos forzar cuando venía, porque entendíamos que doce días entrenando en el jardín de su casa por mucho y muy bien que entrenó, que además así fue, era correr demasiados riesgos con un jugador tan importante como es Busi".

También fue preguntado por Marcos Llorente, lateral derecho en la selección e interior derecho y goleador en el Atlético de Madrid. "Ha jugado mucho rato en ataque, aunque parte de posición de lateral derecho. Tenemos la posesión de balón en un porcentaje altísimo, estamos atacando el 70 u 80 por ciento del partido y eso significa que los laterales tienen que ir ocupando los espacios muchas veces, estar en banda abiertos, en la línea por dentro y muchas veces cerrando situaciones de banda. Actúa muchísima más incluso en ataque que en defensa, pero estoy abierto a que jugadores del perfil de Marcos puedan aparecer en distintas posiciones", respondió.

Como jugador internacional, Luis Enrique jugó a las órdenes de Javier Clemente en la selección. "En cuanto a metodología creo que, a pesar de mi admiración por él, que es un 'crack', una persona única y un gran entrenador, no tiene nada que ver. Cada uno tiene una manera de ver el fútbol. Yo tuve la suerte y la fortuna de contar con su confianza cuando era jugador muchísimo tiempo y era un líder y una persona entrañable. En lo único que nos podemos parecer es que nos va el cachondeo en la rueda de prensa", aseguró.