EFEBilbao

Marcelino García Toral, entrenador del Athletic Club, confesó este viernes que la visita de mañana, sábado, a Mestalla será un partido "en lo deportivo, igual que cualquier otro", si bien "en lo emocional" este regreso a Valencia es "complicadillo" y "diferente a todos los demás".

"Pasamos allí dos años extraordinarios a nivel profesional. Logramos muy buenos resultados y vivimos muchos grandes momentos con muy buenos futbolistas a los que estaré agradecido de por vida y con una afición que me trató increíble", recordó el asturiano en la rueda de prensa previa al encuentro.

No obstante, recalcó que en la actualidad "afortunadamente" es entrenador del Athletic, donde se encuentra "muy a gusto" y con el que avisó que su "intención de ganar" en un estadio al que acude con "la ilusión, la ambición y el convencimiento" en la capacidad de sus jugadores para sacar los tres puntos.

Cuestionado sobre su destitución como técnico del Valencia en septiembre de 2019, la calificó de "sorprendente". Aunque apuntó que esa decisión "es pasado" y que no guarda "rencor" a los dirigentes que la tomaron.

También aseguró Marcelino que, "sin ningún problema", corresponderá al saludo que el técnico valencianista, José Bordalás, avanzó hoy que tiene la "intención" de brindarle a su colega del Athletic antes del encuentro.

"Me considero una persona educada y por supuesto que corresponderé al saludo sin ningún problema porque así creo que lo debo hacer y así es como me educaron mis padres. Además, representamos a dos grandes instituciones, dos clubes enormes, y en mi caso estuve allí dos años maravillosos", recordó.

Sobre las dos últimas derrotas encajadas por el equipo 'che' separó "el dato del contenido" y recordó que el Valencia "no mereció perder" contra el Real Madrid, "al que superó en 80 minutos", y luego perdió "tres días después" con el Sevilla teniendo además "futbolistas relevantes lesionados".

"Todo influye, pero el Valencia es un equipo competitivo, que empezó muy bien, metió gol en todos los partidos y ganó con solvencia. Está claro que ha tenido una evolución positiva importante respecto a las dos temporadas anteriores. Todo ello, unido a que sé cómo es Mestalla cuando se siente a gusto con su equipo, hará que la dificultad sea grande", reflexionó.